0
Es una de las grandes cuestiones sociales que afectan al país, ya que, cada diez horas, muere una persona como consecuencia a esta problemática

El hambre en los niños genera consecuencias irreversibles, que condicionan su normal crecimiento y desarrollo

Por Agustín Jerez

Para exponer este tema, tuvimos la oportunidad de entrevistar a tres profesionales. Primero, nos atendió Martina Daireaux, licenciada en Nutrición procedente de la universidad de Palermo; luego Celia Monla, doctora en Pediatría donde actualmente cumple su función en el Hospital Naval, ubicado en el barrio porteño de Villa Crespo; y por último Camila Critelli, profesora en Ciencias de la Salud de la Universidad de Buenos Aires. 

Detallaron como definirían la desnutrición, las complicaciones que generó esta preocupación, los planes para superar la misma, las zonas más afectadas, expusieron estadísticas actuales, y a futuro qué le espera a la Argentina.


Este problema social sin duda se convierte en una de las principales fuentes de pobreza y subdesarrollo ya que la desnutrición afecta al desarrollo integral del ser humano, daña su salud, bienestar y por lo tanto lo priva de acceder a educación y productividad. Los más afectados son niños que viven en zonas rurales, y generalmente en los lugares donde tienen escasos nivel de agua.

“Los niños que se desnutren en sus primeros años están expuestos a mayores riesgos de muerte, durante la infancia, y de morbilidad y desnutrición durante todo el ciclo vital. La desnutrición limita su potencial de desarrollo físico e intelectual, a la vez que restringe su capacidad de aprender y trabajar en la adultez”, agregó la nutricionista Daireuax.

A su vez la médica en pediatría analizó que “La desnutrición es la única debilidad mental que se puede prevenir”. En ese sentido, aclaró  que un nene desnutrido, para subsistir con un nivel de ingreso de nutrientes tan bajo, cancela su programa de bomba de sodio y de defensas.

"Como canceló su programa de bomba de sodio, se deshidrata fácil y muere de deshidratación; y como cancela su programa de defensas, se infecta con facilidad", dijo.  Por eso, los chicos que no están bien alimentados, "mueren de neumonía, meningitis y tuberculosis. Pero el telón de fondo es la desnutrición", aseguró la doctora Celia Monla.

Sin dejar de lado la opinión de la profesora de la UBA declaró “Desde mi punto de vista es como un cáncer social a extirpar en todo el país, tenemos que reconocer la realidad, y si lo hacemos, eso significara un primer síntoma de que se puede mejorar. Lamentablemente, durante muchos años se escondió la pobreza bajo la alfombra y no se hicieron los trabajos necesarios para acabar con la misma.”

Unos de los planes que les pareció innovador y lo realizaron con la cátedra de la Universidad  fue “Nutrición 10 -Hambre 0”, un espacio que reunió distintas organizaciones que impulsaron acciones políticas para superar el hambre, la inseguridad alimenticia extrema y su cruel reflejo en niños con desnutrición aguda. “Nos pareció una  propuesta diferente para trabajarla en red” detalló Camila Critelli.

En cuanto a las estadísticas, la profesora en Ciencias de la Salud, mencionó “La investigación que realizamos resaltó que 55 mil niños menores de 6 años presentan desnutrición aguda y 700 mil desnutrición crónica, en tanto la anemia por deficiencia de hierro es la enfermedad nutricional más frecuente y afecta al 30% de los niños menores de 2 años y a un 18% de mujeres en edad fértil, o sea, casi 2,5 millones de personas”.


Al terminar con los testimonios, las tres entrevistadas coinciden que  a futuro si el capital humano está dañado el país no tiene porvenir; pero si se trabaja  sobre esto, lo que nos espera es excelente. Sin embargo si se hacen las cosas mal y no se crean políticas de estado para combatir el hambre y desnutrición, no llegará a ser una realidad la igualdad de oportunidades.

Publicar un comentario

 
Top