0
Alberto Clementín, director de la obra “El Servidor”, dio detalles respecto a todas las variables para la puesta en escena de un espectáculo en la actualidad y analizó la crisis cultural a nivel nacional

El tarifazo del gobierno afecta la supervivencia de las salas teatrales 



Por Johan Talarico



Veterano de las tablas, Alberto Clementín es director de “El Servidor”, obra que refleja la manera en la cual Enrique VIII ejercía el poder en Inglaterra, a principios del siglo XVI. El experimentado productor se tomó su tiempo y contó detalles del espectáculo, cuyo autor es Lauro Ocampos y que se llevará a cabo todos los miércoles en el teatro “La Comedia” , ubicado en Rodríguez Peña 1062, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Sin embargo, hizo hincapié en la crisis que atraviesa la cultura en Argentina, los recortes presupuestarios para los teatros independientes y la quita de los subsidios, imprescindibles para el financiamiento de los costos de una sala.

-¿Qué le atrajo de esta obra?¿Por qué quiso dirigirla?

- Lo que me atrapó fue el texto. Cuando leí la trama, me maravilló. Para quienes les gusta el teatro, el drama es histórico. Nos centramos en un hecho real en el 1500, en Gran Bretaña.

-¿Cómo se trabaja la puesta en escena?

-La diseñé mucho tiempo antes. Quise hacer una apuesta minimalista, con respeto a la época. A la pieza la dejé en el lugar histórico que correspondía en esa época, al igual que música y la luz, que tiene pinceladas de aquel tiempo.

-¿Acude demasiado el público al teatro?

-Es un año muy difícil para todos los espectáculos. En este momento, la gente tiene otras prioridades, y a lo mejor, no es el entretenimiento. Una salida, para un matrimonio tipo, y si se le suma el taxi y la comida, ronda los mil pesos mínimo, monto al cual muchos no tienen acceso.

-¿Qué opina sobre la política cultural del actual gobierno?

-No es nada fácil. Los presupuestos se recortaron. Creo que, en este momento, a nivel gubernamental, la cultura no es prioridad.

-La suba de los costos para la realización de una función: ¿Impactó en el monto de las entradas?


-Y sí. El año pasado el precio promedio era de 150 pesos. Ahora, está arriba de los 200. El  montaje de un espectáculo cuesta. La ropa, la prensa y la publicidad son caras. Luego, todo ese dinero hay que recuperarlo, y además, el agua no tiene ningún tipo de descuento. 

Publicar un comentario

 
Top