0
Se llevó a cabo  el Encuentro de Cátedras de Redacción Periodística de todo el país, en la Universidad Nacional de Avellaneda. El mismo fue impulsado por el Departamento de Ciencias Sociales de dicha casa de estudios y el cierre estuvo a cargo de los editores Úrsula Ures, Sebastián Lacunza, Gonzalo Grandis y Jéssica Ferradas

Los desafíos que enfrenta la profesión, fueron abordados por especialistas de todo el país en la UNDAV

Por Facundo Etter

Ante la presencia de profesores de distintas Universidades Nacionales, periodistas, editores y alumnos de la carrera, se efectuó el Encuentro de Cátedras de Redacción Periodística de todo el país que, con el auspicio de la Red de Carreras de Comunicación y Periodismo de la Argentina, se efectuó en la UNDAV.

La directora de la carrera de Periodismo de la Universidad Abierta Interamericana, Jéssica Ferradas, abrió el debate: “Tenemos que juntarnos para sentar agenda” expresó, y siguió su discurso en torno a la enseñanza de las carreras de periodismo en tiempos de “cambios disruptivos en las redacciones”. Apuntó principalmente al choque generacional que se da en las aulas donde los periodistas con experiencia en la materia se encuentran con la realidad virtual que atraviesa a la juventud. Aseveró que “no podemos ir en contra de la cultura” y que “las mejores clases se realizan cuando se escucha al otro y podemos trabajar en conjunto”.

Sentó dos bases para su desarrollo: Qué necesita saber el estudiante y qué necesitamos saber sobre el periodismo. El periodista, dijo, no puede pasar por alto su rol social, ni su destinatario, como tampoco los comportamientos que éste tiene con el contenido que brindamos, y la idea es lograr que este piense que “lo que se perdieron, realmente valía la pena. El periodismo, por su parte, no debe menospreciar ni el nuevo factor digital, ni la calidad de su producto final: el rol del periodismo es informar.”

Entre la flexibilización y el desprestigio

Úrsula Ures, editora en Perfil.com, se presentó de manera diferente. Ilustró la situación de la siguiente forma:  “aprendí más picando cables”. Cuando se trata de la adaptación del periodismo a las nuevas tecnologías, dijo que debemos  tener en cuenta que “internet le roba a los cuatro soportes”, pero también afirmó que “los chicos consumen mucho más que antes” al referirse a los medios virtuales. Habló también de la labor periodística, y de como esta se fue flexibilizando a la vez que se fue desprestigiando. “Hay una doble exigencia, la precarización por un lado, y el no poder equivocarnos cuando hacemos todo lo que hacemos, por el otro”. 
Al hacer un paneo sobre cómo nos desempeñarnos en el campo virtual, dejó en claro que no existe proyecto en internet que se pueda solventar por sí solo, y debemos especializarnos en algo que realmente nos interese para así destacarnos más, ya que “para hiperinformación no chequeada tengo muchas más opciones”. Su ponencia fue cerrada con un claro y contundente mensaje: “pueden ser flexibles en todo, menos en la ética periodística”.

Datos de una profesión en crisis

Gonzalo Grandis, editor de Diario Sobre Diarios, desarrolló la historia del medio y luego habló sobre la actualidad que nos enfrenta como futuros profesionales. Explicó el inicio de la agencia y lo comparó con la actualidad , cuando le compraban los diarios a Nelson, el canillita,  porque “la intención fue siempre ver toda la película de los grandes medios y no solo la fotografía que nos muestran”.
Con el avance de la era digital, dejaron de comprar papel y se volcaron al internet, ya que la primicia dejó de ser tal con el transcurso del día, entonces la información quedaba obsoleta. “Hicimos una autoevaluación y notamos que hay flujos informativos (…) entre las dos etapas de DSD, nos encontramos con la audiencia. Son 4000 o 5000 visitantes en nuestra web todos los días, pero 12000 en Facebook o twitter que no entran al enlace sino que se quedan en esas redes”, porque se “topan” con la información y con eso les es suficiente.
Un dato interesante fue la estadística que presentó: Un periodista (en promedio alrededor del mundo) cobra aproximadamente U$S 600, 3 de cada 5 trabajan full time, 4 de cada 10 escribe en diferentes redacciones y su producción es de 33 notas semanales. Sólo el 3% tiene la capacidad de escribir una nota en profundidad. A pesar de estas duras cifras, Grandis arengó: “Tenemos que detenernos un segundito a pensar qué le podemos aportar al periodismo”.

Adiós a la sacralidad

Sebastián Lacunza es el director del semanario Buenos Aires Herald y advirtió,  que “todos los editores vieron como positiva la pérdida de la sacralidad del periodismo” y abrió un nuevo camino en el debate. Ante la crisis  que atraviesa el oficio, “la batalla por la ética se va a ganar cuando haya diversidad” ya que “internet también se inclina a la concentración”.
Lacunza fue contundente: “La forma de obtener un periodismo de calidad es la diversidad de medios y un estado que verifique y garantice esa diversidad como regulador y también como actor.”
La charla-debate se extendió por más tiempo que el estipulado, y su desarrollo mostró, a pesar de ser heterogéneo, el consenso y la aprobación de la idea de construcción de un periodismo plural con la mayor cantidad de voces y miradas posibles que beneficien un periodismo más integral y nutrido.

Para cerrar el debate, se propuso a las personas allí presentes una invitación a la semana del periodismo el próximo lunes, desde las 9 hasta las 22, en la Usina del Arte, en el barrio Porteño de La Boca, que será organizada por la UNDAV junto a la UAI, donde se impulsan una serie de actividades de carácter netamente periodístico. Ferradas, quien anunció la propuesta, cerró el encuentro:“No se trata de (educación) privada ni de pública, sino de hablar de periodismo. Esto sólo se consigue abriendo el micrófono a todas las voces”.

Publicar un comentario

 
Top