0
El bloque del Frente Renovador lo ingresó en mesa de entrada  del  Concejo Deliberante y la problemática abarca desde el maltrato animal, hasta la precarización laboral, que llegaría a su fin en el partido 

“Sacaremos  la tracción a sangre de la calle y tenemos el compromiso, de buscar herramientas dignas  para las personas que trabajan en esas situaciones"

 
                                                                   Por Gabriela Fernández
 
El concejal Sebastián  Beroldo compartió con nosotros,  las características principales del proyecto, que tuvo un largo camino recorrido para su armado. Se reunieron  con diversas ONG  y  vecinos de distintos barrios del distrito para buscar el consenso.
 

“Sacar la tracción a sangre de la calle es lo principal, estamos en el siglo XXI  y el maltrato animal  ya no debe estar más, aunque tenemos el compromiso, por otra parte, de buscar una herramienta  digna  para las personas que trabajan en esas situaciones”, relató el edil.
 

Al mismo tiempo comentó que a la hora de planificar la nueva norma se decidió que el Ejecutivo sea el encargado de realizar los convenios con los organismos protectores que considere propicio. Asimismo remarcó que ansían  “Terminar con el trabajo infantil  y dejar de ver carros tirados por menores”, puesto que es una de las principales causas de la deserción escolar.
 

 Con un proceso que partió de un censo en el distrito para averiguar qué cantidad de personas utilizan carros, al mismo tiermpo que lanzaron una campaña publicitaria que permitiera visibilizar el cambio.
 

A partir de una mirada ecologista, manifestó que "una de las opciones más adecuada es la utilización de una motocicleta, como se realizó en Lomas de Zamora en el 2016". Beroldo ilustró al respecto que  se pondrán en funcionamiento “los carros verdes, que  son bicicletas armadas con un tráiler atrás, remplazando al equino . Serán entregados en comodato y contarán con una chapa identificadora; al momento de armarlos se propondrá que realicen contratos con escuelas técnicas del distrito para el usufructo." 
 

Por otra parte, dialogamos con Rubén Castillo, de 40 años oriundo de Villa Chingolo, trabajador del sector. “Desde los 16 años trabajo en la calle, hoy  junto chapas, cartones, aluminio, latas y todo aquello que después pueda convertirse en comida para mis cuatro hijos”  confesó el carretero. Al mismo tiempo que retiraba unas botellas de la puerta de una casa, opinó sobre el tema: “Por un lado me parece bien, ya que el animal también es un presupuesto, trato de darle de comer bastante, pero por el otro creo que me va a costas el doble de viajes traer mis cosas al manejar la bicicleta.”. 
 

Para finalizar la Asociación Protectora de Rescate Equino – APRE-, nos comunicó su mirada sobre la cuestión, de la mano de Natalia Rama,  vicepresidenta de la ONG, quien afirmó que: “la mayoría de los caballos que recibimos son de cartoneros, que los utilizan para trabajar hasta que el animal no da más. El ordenamiento que el municipio dispondrá será un enorme avance”.
 

Además aclaró que el trabajo de cuidar y en muchos casos rescatar a los potros, se le destina enorme tiempo y dinero, desde que lo atiende un veterinario hasta poder darlo en adopción. Asimismo admitió que: “La gente cada vez se está comprometiendo más con la causa, llaman para denunciar cuando ven algún maltrato”.  La asociación se encuentra en Lanús, en un predio otorgado por el partido  y los días sábados abren sus puertas para las visitas de los voluntarios.

Publicar un comentario

 
Top