0
Así lo afirmó la Dra Graziella Gaglione, trabajadora del área de Relaciones Internacionales de la Universitá La Sapienza, Roma. En una charla con Coemu habló del sistema italiano universitario, y de la posibilidad de movilidades estudiantiles, en las cuales la UNDAV mantiene convenios.


"Los estudiantes deben tener experiencias de movilidad", opinó.


Por Santiago Giorello

En La Sapienza uno puede caminar y perderse, entre las once facultades y aproximadamente 500 mil estudiantes que integran la casa de estudios más importante de Italia. En diálogo con Graziella Gaglione, repasamos distintos puntos que hacen a la vida universitaria. “Nos ocupamos de los programas y las movilidades estudiantiles, buscamos acción de cooperación y solidaridad”, expresó, en un contexto de 1500 estudiantes que llegan, y 1500 que salen a universidades de todo el mundo.

Estudiar en Italia a un extranjero le sale 1000 euros al año (17800 pesos). Las y los italianos pagan en base a los ingresos de su familia, no hay una cifra homogeneizadora. Producto de la crisis económica, bajó la inscripción, y el Estado tuvo que intervenir en los aranceles para paliar el fenómeno: “Bajaron las inscipciones en 50 mil estudiantes, producto de la crisis económica. En 2009 teníamos 160 mil personas de base, ahora un promedio de 110 mil”, dijo, y agregó que la principal problemática tiene que ver con que muchos estudiantes retrasan el límite de tiempo que se invierte para recibirse.

Siete mil extranjeros estudian en La Sapienza activamente. “Articulamos con la mayoría de países de Latinoamérica: Brasil, Colombia, Argentina, Bolivia y Venezuela. Teníamos un programa con Brasil que ahora acabó, alrededor de 170 estudiantes venían de allá”, expresó Gaglione.




En un contexto de relaciones bilaterales entre casas de estudios y búsqueda de flexibilidades para los estudiantes (ver nota) la doctora explicó que existe un proceso largo en el reconocimiento de títulos, ya que hay que hacer certificaciones juradas, pagar costosos abogados, por eso se está trabajando en resolver este aspecto.

La Universidad Nacional de Avellaneda mantiene convenios con la institución italiana, y realiza convocatorias de movilidades docentes y estudiantiles, a través del área de Cooperación Internacional. “Es una oportunidad que brinda la Unión Europea para que los recorridos formativos se articulen con otras realidades”, concluyó Gaglione.

Accedé a la última convocatoria de movilidad estudiantil, acá

Publicar un comentario

 
Top