0
La excusa de la entrevista fue el lanzamiento de su reciente libro titulado “Salsipuedes”, Gillespi accedió muy gentilmente a charlar sobre las historias incluidas en el nuevo texto.

 "Cerati  siempre estuvo un paso más adelante"


Por Federico D'Auro



La reunión se pactó para las 20 en radio Bitbox, situada sobre la calle Humahuaca de la ciudad de Buenos Aires. Las instalaciones y la calidez de quienes colaboran con el conductor y músico al momento de su programa diario que va de 18 a 21, “Diario de un Hombre Rana”, hicieron todo más fácil. Nos acomodamos en un patio trasero al estudio, que al estar vidriado, se podía ver como los productores y operadora trabajan.



La charla comenzó con una agradecimiento: como fan de Gustavo Cerati que soy, en un capítulo de “Salsipuedes” desarrolló como fue su visita al guitarrista de Soda Stereo durante su internación en la clínica ALCLA. Recordó que ese día Gustavo cumplía años y que le costó  tomar la decisión de ir, pero que sentía que tenía que hacerlo, ya sea por respeto a su amigo y también a su familia. Había gente y un despelote importante afuera de la clínica donde el bullicio exterior se calmaba a medida que avanzaba hacia la habitación donde una vez dentro ya casi no se percibía.



Gillespi imaginó que lo encontraría entubado y demacrado, sin embargo la sorpresa, agradable sorpresa, fue verlo como si no hubiese pasado el tiempo. “Estaba impecable con sus jeans, sus zapatillas, su remerita... todo bien en un sillón acondicionado para él, rodeado entre otras cosas por una guitarra que le había dejado Spinetta y un equipito de audio donde sonaba un disco de David Bowie todo el tiempo a un volumen muy bajo”. 

Despejó así las dudas de cómo había transitado su estadía en la clínica.



Anteriormente a los problemas de salud de Cerati, sostuvieron charlas y encuentros musicales de las que aún conserva grabaciones de esas conversaciones y que en algún momento publicará, o no. Lo reconoció como un tipo totalmente moderno que siempre estuvo un paso más adelante, cosa que considera rara en la actualidad el rock nacional. Siempre a la vanguardia con la tecnología, rememora que gracias al guitarrista conoció el manejo de Twitter. Fue en el concierto de lanzamiento de su último disco “Fuerza Natural” en la que la lluvia opacó la noche obligando a suspenderlo, “Gustavo agarró su celular y twiteó que el concierto se suspendía y a los dos minutos la noticia estaba instalada en todos los medios, entonces le dije ahora entiendo todo, esto es lo más” recordó.



Otro músico con el que trabajó y expone en su libro de historias es Daniel Melero, que como todo se relaciona, también trabajó con Cerati en el ya clásico “Colores Santos” y en la producción de “Canción Animal” de Soda Stereo. “Desayuno en Ganimedes” el último trabajo de Gillespi, tiene participaciones a nivel de producción, contribución de teclados y voz de parte de Melero a quien considera como una luz dentro del estudio donde se puede pasar días enteros buscando que un tambor de batería suene como a él le gusta.



Destacó el trompetista, que al momento de entrevistar “Tenés que vibrar para dónde va el tipo y seguirlo”, sistema que le dio resultado positivo, pues alcanzó charlas antológicas como por ejemplo la que tuvo con David Lebón en la que el guitarrista y voz de Serú Girán, entre otros proyectos, le contó cosas más bien relacionadas a su parte humana y espiritual como lo fuerte que extraña a Luis Alberto Spinetta y no en cómo se convirtió en una súper estrella del rock.



Terminó el tiempo de charlar ya que debe volver al estudio para finalizar su programa. Al consultarlo por si se podía presenciar la trasmisión accedió de forma generosa. En el rol de conductor de radio es un pez en agua, se deja ver con una sonrisa constante y una complicidad con sus colaboradores sanamente envidiable. La música tiene un papel muy importante en cada emisión, de hecho ese día para el cierre seleccionaron Zomby Woof de Frank Zappa and The Mothers. Frutilla del postre.-




Publicar un comentario

 
Top