0
La crónica por distintos puntos de la isla de Cuba permite indagar en pantallazos de la cotidianeidad y la vida socialista, los 90 años de Fidel Castro y los seis meses de la visita de Obama. 




Por Santiago Giorello

Un contacto, que resultó humanidad y compañía, nos prestó sin conocernos un departamento en Centro Habana con las características del barrio: el agua se milita, las paredes resisten, las amplias ventanas se miran y las calles se habitan. Cuba en invierno es dominada por sus 30 grados cotidianos, lluvias fuertes esporádicas y rosca callejera para el yuma (turista).

Dicen dos taxistas que la mejor manera de conocer La Habana es “patiarla, patiarla y patiarla”. Parque central lleno de gente - la catedral sumergida en sus baños de teja - mujeres de fuego, mujeres de nieve – el que huela a callejuela a palabrota y taller – la familia, la propiedad privada, y el amor.  Cada rincón es una canción de Silvio Rodríguez.

En septiembre el músico continuará con su gira por los barrios de la Habana. En las provincias algunos se atreven a chicanearlo porque no suele tocar ahí, como lo pueden hacer otros músicos que acostumbran a hacerlo en la calle de su casa.

Trovadores abundan, aunque el reggeaton ha ganado lugar en las juventudes. “Hasta que se seque el malecón”, es la frase más cantada, en referencia a la costanera que mira el estrecho de Florida. El cantante es Jacob Forever (ex grupo Gente de Zona) y respeta las características tradicionales del género: muchas mujeres con poca ropa, ostentación y la construcción de la femineidad. (“Te pones falda corta para echarme fiero, ya conoces mi debilidad y sientes que tienes ventajas. Digo serás mía y eso se trabaja. Hacerte la dura, la dura, la dura..pero yo te ablando, te ablando, te ablando..”).

Este ejemplo mínimo es parte del choque generacional con los viejos y actuales militantes del socialismo, quienes comienzan a ver grietas y consecuencias de los períodos especiales que sufrió la isla, producto de caídas de potencias aliadas. Se traduce en escasez de recursos estructurales para la vivienda y el transporte, aunque predominan recursos humanos profesionales que asisten a países emergentes.





El sueldo promedio en Cuba ronda los 25 euros. La comparación con nuestro mundo occidental horroriza, pero hay que tener en cuenta que la salud, la educación y los servicios esenciales son gratuitos.  A su vez, una libreta mensual con algunos productos básicos como arroz, pollo, aceite y azúcar. Los niños tienen asegurada la leche cotidiana los primeros años de vida.

Martín se recibió de podólogo en junio, y en septiembre el Estado lo posicionó en un hospital cerca de su casa. Quiere trabajar dos años para comenzar a tener hijos, y a sus 24 vive en su propio inmueble. “Es un país lindo para el que lo visita, pero sabemos que con el bloqueo se nos hace difícil”, expresa.

El bloqueo económico por parte de Estados Unidos, según los carteles, es el genocidio más grande de la historia. En la clínica que visitaron Maradona y Fidel, cuenta la anécdota que el diez le preguntó al comandante porque no curaban a dos pequeños que sufrían enfermedades evitables. “Norteamérica no nos quiere mandar la medicina, es así de simple, el cubano tiene que comprenderlo en esos términos, sino la palabra bloqueo se pierde”, le contestó el líder de 90 años.  

Por su cumpleaños reciente se hicieron eventos y celebraciones en las 16 provincias. Aleida Guevara, hija del Che, cuenta su relación con Fidel en el cañonazo, tradicional práctica realizada en el fuerte más grande de Latinoamérica, el cual mira a la Habana de frente. “Mi tío (así lo llama) fue quién me quiso dar la noticia personal de la muerte de mi padre. El afecto con él es inmenso, nunca cortamos el trato. Aún escucho las pavadas que dicen sobre su ida a Bolivia, a mí ya me causan risa”, cuenta.

Su casamiento hace años en su humilde casa, dice Aleida, se retrasaba porque Fidel no llegaba. Pasaba que tenía una reunión diplomática con un presidente de la ex Yugoslavia. “Como Fidel miraba el reloj a cada momento el mandatario extranjero le preguntó si tenía algo que hacer. ¿Cuál fue el resultado? A las 23 entró una comitiva enorme de cubanos y yugoslavos por la cocina de mi casa. Terminaron firmando como testigos de mi casamiento, y menos mal que trajeron sidra, porque no teníamos nada para darle”, contó entre risas.





Las escuelas de campo tienen el tamaño de facultades en Argentina. Una fuerte política distributiva rompe con la concepción unitaria de los países capitalistas. En los centros educativos los pibes duermen, comen y estudian. Lo mismo pasa con los grandes centros de salud. Por eso llegar a la universidad es más factible que en Argentina, donde sólo estudia poco menos del 8% de la población. 

En materia deportiva, este mes se cumplieron 25 años de los panamericanos celebrados en la isla, con gran desempeño de los locales traducidos un año después en los juegos olímpicos de Barcelona 1992, donde Cuba resultó quinta en la tabla general. Aun así, hay una fuerte estructura que permite enriquecer el medallero, en especial en los paralímpicos, gracias a la política medicinal y la concepción integral del Estado. Un detalle: cada deportista antes de ir a Brasil recibió una placa en su hogar: ¨casa olímpica”, se inscribe en la misma.

¿Por qué el fútbol no se hace fuerte? Según explican, producto del carácter amateur y la negación del Estado a la mercantilización del mismo. Cada una de las 16 provincias tiene un equipo, dividido en dos categorías. Eso no impide una invasión cultural de las ligas europeas, con la caracterización típica de Cristiano/Messi en la dialéctica callejera.




El turismo es un gran motor de la economía. Los cubanos que trabajan de ella suelen recibir un salario mejor producto de propinas e incentivos. Las familias pueden recibir extranjeros en sus casas a un costo menor que los hoteles, aunque no existe la figura de hostel como en otros países.

Para moverse, la bici taxi es una opción que demanda al trabajador un gran esfuerzo, por el tema del calor y las lomadas. En cambio, las guaguas que trasladan a los locales se observan desbordadas, como algunos trenes en Argentina. La opción es compartir un taxi en autos antiguos a un precio intermedio. 

Alberto es bajista y está terminando la carrera de ingeniería en informática. En el verano se hace tiempo para tirar fotos a los turistas que hacen snorkel y ganarse unos pesos. Lo realiza a dos kilómetros de la orilla de Varadero, la playa más difundida de la Isla. Cuando no hay catamaranes que los trasladen, llega a nado con su tablita de surf. Son días largos que empiezan a las 9am y concluyen a las 17hs, franja del peor sol por su agresividad a la piel.





En una calle de centro Habana el canillita pasa con un silbato para anunciar su producto. Las vecinas generaron un sistema de postas con una soga, para bajar el peso cubano que cuesta el diario, y luego subirlo. Así se evita transpirar las escaleras. En su tapa, el diario Granma celebra el aniversario 56 de la Federación de Mujeres Cubanas, la cual se dedica a realizar trabajos de prevención y atención social.

La tecnología local se observa en plazas y hoteles. Para acceder a wifi hay que comprar una tarjeta a una empresa estatal, que cobra dos euros la hora. Las videollamadas hegemonizan la comunicación entre cubanos y cubanas. Decenas de diálogos paralelos dominan la escena, cual call center público.

A la par que viajamos se informó en varios medios que en Argentina robaban cinco mil celulares por día. En la Habana, los delitos comunes son mínimos, por la noche las puertas están abiertas y los dominós afloran por las calles empedradas. “Patria es humanidad”, se lee en una pared. Al lado, un pibe se apoya y cuenta hasta treinta. Sus amigos corren a esconderse. 

Publicar un comentario

 
Top