0
Emanuel Irazoqui es el director de la obra teatral Dorothy y el mundo de Oz, el cual debutó en teatros municipales de Avellaneda y Quilmes. El domingo se estrena en calle Corrientes.




Por Florencia Emilia Fico

El actor conversó con Coemu acerca de su entrada en la conducción de shows y la coordinación del elenco. Irazoqui se proclama “intérprete” antes que jefe de un grupo de artistas, ya que en el inicio de este proyecto se unieron como compañeros de “oficio”.

Sus primeras tareas como director fueron la búsqueda de información en la literatura original del autor Frank Baum, además del material filmográfico. Tras ello logró establecer diferencias forjándolas en base a sus aprendizajes en funciones infantiles.

Por último, mencionó que en conjunto con su elenco quieren mejorar y formalizar su situación presupuestaria, constituyéndose en una cooperativa de actores para avanzar en la financiación de la obra, la cual sostienen con sus propias contribuciones.

¿Desde cuándo y cómo te vinculaste con la dirección?Se dio como accidente, porque yo me considero actor,  en estas ganas que tengo de actuar fue que se me ocurrió llamar a amigos y decirles de armar un proyecto juntos  con colegas del oficio y así es como por accidente terminé resultando director de un proyecto es algo que me resulta muy agradable. 

¿En Dorothy y el mundo de Oz qué giro narrativo y artístico se le dio a la obra tradicional?

Lo que hice yo fue investigar sobre la película, me basé principalmente en ella, después tomé el libro de Lyman Frank Baum, comparé y busqué las diferencias que eran varias. Lo cinematográfico estaba muy aguijonado. Luego traté de poner en tercer punto el público joven de pero de hoy, no al del film, que era bastante viejo y tenía otro ritmo.

¿Cómo llevaste este proceso de creación de la obra?

Desde ese puntapié aporté también mi experiencia en infantiles que es varia. Hace unos diez años que los hago y en otros grupos distintos. Nació hace tres años, pero todo lo que fui aprendiendo lo aporté a este proyecto.



¿Qué le aportaste?

Le sumé canciones más modernas, con distintos estilos que hoy gustan como el jazz, el rock, algo de country y el hip-hop. Y algo propio de la comedia musical que es un género aparte. Asimismo que resulte algo bastante dinámico, en cuanto a la trayectoria que debe recorrer Dorothy con su aventura; que los chicos se puedan mantener activos y atentos en la travesía que va transitando con los compañeros y claramente va resultando porque a la gente le gusta el viaje que hace Dorothy. Las canciones son muy movidas, una cosa va detrás de la otra.

Esta pieza se apoya en la participación de varios personajes vinculados a la danza y a la música ¿Qué función cumplen estas disciplinas en tu forma de contar la historia y en el mensaje al público?

La idea era vincular cada personaje a un estilo distinto, la bruja va para el jazz, el espantapájaros al country, hojalata con el hip-hop y el león para el lado del pop. Y Dorothy se queda más en lo musical clásico se retrae a eso. La idea era como de poner un poco de cada disciplina, en un momento teníamos acrobacia aérea que ahora estamos buscando otra actriz que lo pueda realizar. Por ejemplo, Toto es un títere, la idea es poner distintas disciplinas y que cuando la gente vaya al teatro encuentre algo completo desde lo artístico, y no es más que eso.

Creo que la historia ya tiene su riqueza, en su mensaje y lo que había que aportarle era algo de ritmo y distintos estilos para que todos se vayan contentos de alguna manera con lo que puedan ver. Las nenas más chiquititas les divierte más Glinda con sus canciones lentas y más al estilo princesa. Si bien es una bruja eso lo aclara muy bien, y las mamas se van encantadas con el león porque les encanta el pop y que baile Madonna, cada público tiene su personaje y eso está bastante divertido.   



¿Cuán importante es para vos que estas obras destinadas a la familia puedan ser accesibles en barrios del conurbano?

Me parece casi vital, porque yo considero que el arte es una herramienta bastante importante para erradicar la violencia en la sociedad.   El teatro, como pueden ser otras disciplinas, nos lleva a compartir un momento en familia, los hacen reflexionar y que se haga de forma accesible es muy importante.
Que haya políticas que subsidien este tipo de espectáculos para que la gente lo pueda disfrutar es vital, porque no solamente se le está dando una entrada se está dando mucho más, se le está dando la posibilidad a alguien de conocer, aprender, volverse un poco más humano y eso es impagable.

¿Cómo analizas los precios de las entradas y qué hay detrás de toda esta producción?

No todo el mundo puede pagar hoy por hoy una entrada con lo que salen los tickets de espectáculos, que la gente por ahí ignora lo que hay por detrás de un boleto dicen ‘¡Qué caro, qué caro!’, pero la realidad es que hay alquiler de luces.

Los shows que tienen pases de 300 pesos que son muy caros para una familia numerosa es imposible, podes llevar a un niño pero más que eso no, atrás tienen alquileres de equipos de alta tecnología, luces móviles, micrófonos, traslado de vestuario, de escenografías y armado de ella, maquillajes, cuestiones de producción y tramites todo eso está por detrás de una entrada.

¿Cómo empezaron la formación del elenco?

Lo arrancamos de una forma muy humilde, sin grandes aspiraciones, más que sacarnos las ganas de actuar, y cuando vimos que algunos familiares o amigos y algunos desconocidos que fueron a una primera función les gustó como que quisimos apostar a más y nos animamos.

¿Y la manera presupuestaria de afrontar los gastos de esta obra?

Hicimos como una apuesta fuerte entre todos, un capital inicial que eso nos permitió hacer vestuario, hacer la música y su grabación, y escenografía y nos tiramos con una carpeta a recorrer salas por capital.
Algunos como somos todos desconocidos no nos hacían caso y nos cerraban las puertas pero fuimos a un teatro que estaban muy sobre la fecha buscando una obra infantil  con carpeta desesperadamente, y por suerte que ellos nos estaban buscando y nosotros a ellos y ahí nos unimos y pudimos presentar la obra en capital por primera vez.

¿Tuvieron algún momento malo en la venta de shows?

Fue meternos en un mundo totalmente nuevo, porque capital tiene su público y una vorágine que en el conurbano no hay.  Como cantidad de espectáculos y de oferta, encima fue el año del mundial y también estuvimos compitiendo contra los partidos porque la gente se quedaba en la casa a verlos y no venía a ver las funciones así que fue, luchar muchísimo, panfletear.

Después en el elenco después pudimos incluir desde ese elenco inicial, más bailarines, compositores Franco Amato y gente que fue ayudando. Y presupuestariamente todos un poquito, somos como una cooperativa que estamos en tratativas para tratar de conformar los parámetros legales de actores pero cuesta porque desconocemos unas cuantas cuestiones y tramites que lleva todo pero estamos funcionando como una cooperativa pero así todo a súper pulmón.

Publicar un comentario

 
Top