0
Se trata de María Pagola y Augusto Rosés, quienes proyectaron durante doce meses, la expedición que comenzó en abril de este año, y entre las escalas realizadas del periplo, cuentan con visitas a España, Alemania, Bélgica, Holanda, Francia, Grecia y en algún momento, continuará por el sudeste asiático.

 Los jóvenes viajeros con la Acrópolis de Atenas como telón de fondo



Por Marcelo Chapay





El viaje es aprender. Cuantos más lugares conozco, más claro me queda que es la mejor escuela, es el libro para graduarte en la vida. Cada persona que conocés por el camino, cada escena que observas en otro país, cada sabor, aroma, atardecer, aportan  los conocimientos ausentes en las aulas.



María Pagola y Augusto Rosés son jóvenes periodistas que comparten la vida y el afecto por recorrer el mundo. “Los dos venimos de familias donde se inculca ahorrar para viajar, donde lo natural es priorizar subir a un avión a cambiar un auto o un electrodoméstico. La idea comenzó un año antes de concretarlo: el 20 de abril pasado, salimos desde Buenos Aires hasta Madrid.”



“Solo planificamos los sitios y el recorrido, durante los primeros dos meses. Las incógnitas son lo atractivo del viaje y se resuelven a medida que conocemos lugares y gente. Paramos en casa de amigos y familiares, quienes aportan solidaridad, hospitalidad y sugerencias, y así conformamos el periplo. Tratamos de mantener un equilibrio entre la hoja de ruta y las propuestas que recibimos cotidianamente,” explicó Rosés, quien además se desempeña como docente en la facultad de Periodismo de la UNLP.





María Pagola, quien además de periodista es locutora, aseguró que “al principio teníamos previsto permanecer tres meses en Europa y tres meses en el sudeste asiático. En la Comunidad Europea, a los 90 días te tenés que ir si no portás la ciudadanía comunitaria. Afortunadamente nos asesoraron y Francia otorga una visa para menores de 30 años, de vacaciones y trabajo, con un agregado: es gratuita. Nos permite estar un año en la UE y aprovechamos para trabajar con nuestro blog, que se llama Randevuses.”





Pequeñas historias





Como ocurre en cada viaje, es ineludible aterrizar en el choque cultural.

“Dejamos de lado algunos mitos, como que los alemanes son fríos, por ejemplo; la gente, espontáneamente, te para en la calle para preguntarte si necesitás algo o te explica como llegar hasta algún lugar”.



“Andalucía tiene cuestiones parecidas con Argentina, pues se trata de gente muy amable, amiguera, se expresa efusivamente, son parecidos a nosotros. En el otro extremo se sitúan los holandeses, por lejos, los más antipáticos y menos solidarios. Lo más drástico del choque cultural, es el orden, la certeza que si está anunciado que el bus o el tren parten 5.47, sale a esa hora ni un minuto más ni uno menos, y es fuerte para el argento. Eso escapa a nuestra lógica,” ilustró María Pagola.





“El lugar más extraño que conocimos, fue la isla de Lanzarote, en las Canarias; es un sitio lleno de volcanes que hace menos de 200 años entraron en erupción y tienen ríos de lava petrificados, montañas de color rojizo, escasa  vegetación y vida animal. Las casas están pintadas de blanco lo cual genera un hermoso contraste con los cráteres, las cuevas y era como estar en la luna. Un espacio muy raro, no se ve seguido.”





Entrañable asado argento





Al ser consultados sobre la anécdota más conmovedora de los cuatro meses que lleva la aventura, ambos coincidieron en un encuentro mágico.



“A tan solo una semana de nuestra llegada a España, fuimos a alquilar una bicicleta en la ciudad de San Sebastián, en el país Vasco. Nos atendió un joven argentino y me dice: soy de Bragado. Le nombro a un amigo de esa ciudad bonaerense, y era conocido por todos,” relató Augusto.



“No termina la anécdota allí: este flaco, el “Tipi” Carrizo,  me dice: te conozco, - aclara María-; yo hice el Camino del Inca con vos hacia Macchu Picchu, con un numeroso grupo de turistas. Tremenda historia. Por supuesto, Carrizo, nos invitó a un asado ultra argentino a miles de kilómetros de casa, al otro día. Nos reunimos con otros argentinos, gente de Salta, Rosario. Inolvidable momento de nuestro viaje”



Europa por ahora, más tarde el sudeste asiático. Y en algún momento, Pagola y Rosés volverán a realizar una nueva escala por nuestras páginas.

Publicar un comentario

 
Top