0
El secretario de Promoción de la Cultura y las Artes de la Municipalidad de Avellaneda, Hugo Caruso,  relató su pasaje como referente comunal en la localidad, asimismo problematizó las condiciones de las instituciones culturales y la falta de apoyo por parte del gobierno macrista.



Por Florencia Emilia Fico

El mandatario recibió al equipo periodístico de la Universidad Nacional de Avellaneda  (UNDAV), con una oficina que hace de archivo frecuente. Cada vitrina, es un espacio para un libro que demuestra su gestión a través de panfletos, agendas de actividades de invierno o verano. “¿A quién le dedico este libro?”, dice Caruso sosteniendo en sus manos una publicación sobre la creación de la UNDAV.  A su vez guarda cartas y documentos enviados al Ministerio de Educación y a la ex presidenta Cristina Fernández.

“¿Sabes quién es ese hombre?”, pregunta e indica un viejo retrato: “Es Cámpora, y yo estoy ahí con lentes. Ustedes son jóvenes pueden hacer lo que quieran, la cuestión es tener voluntad”.  

-   ¿Cuál fue su recorrido en la gestión cultural?

Acá vengo en 1991, año en el cual empezamos a hacer un plan de trabajo cultural y desde ahí desarrollar aportes para la ciudad. Hicimos un programa de descentralización para el Teatro Roma, la Casa de la Cultura, Institutos de Arte,  que significó ir a todas las instituciones sociales de Avellaneda, me refiero a todos los clubes sociales deportivos, las escuelas, los jardines de infantes, los centros de jubilados.

También el plan Ida y Vuelta, en el cual los colegios van al Teatro Roma y nosotros vamos a los colegios o las instituciones del teatro. Encontramos un desarrollo que lo fuimos perfeccionando. Acá hay ocho institutos de arte, con dos escuelas que son pilares de todo este desarrollo de la educación artística o de la mano con los jardines de infantes y los municipales, los cinco centros de apoyo primario y las condiciones de la Universidad Nacional de Avellaneda.

- ¿Con esta coyuntura política en qué situación se encuentran los centros culturales?

Si bien no contamos con el mismo apoyo que con el gobierno nacional anterior, las actividades están y la pensamos sostener,  como dice el intendente Jorge Ferraresi. Nuestra misión es esa hacer que los vecinos puedan participar de la actividad cultural y educativa de la ciudad.

Por eso toda esta infraestructura que tiene la ciudad. Con la ayuda del gobierno anterior, nosotros,  pudimos reordenar y  rehacer el Teatro Roma, que es un orgullo de la ciudad. Lo mismo también con la Casa de la Cultura,  el Centro Municipal de Arte, los Institutos Municipales nuevos y los anfiteatros que tienen el área de cultura.

Hay 16 centros culturales.  Pero eso no consta que nosotros no trabajemos con todas las instituciones sociales,  si no que nosotros trabajamos con todo el partido de Avellaneda.

- ¿Usted ha tenido contacto con reclamos de algunos centros culturales por el aumento de las tarifas en los servicios públicos?

Los clubes son puntos culturales, es lógico que tengan problemas y por eso hicieron un amparo.

-   ¿Cuál es la importancia que existan estos espacios?

Esto es muy sencillo en mi pensamiento. Creo que la educación de las dos formas, la formal y la informal, la formación didáctica para que vaya desde el jardín de infantes hasta la universidad o bien la educación por el arte. Son elementos indispensables para las personas.

Cuando tenía catorce años un teatro me abrió la cabeza  y después fui a estudiar a un conservatorio de arte. Esto le pasó a un montón de pibes, por eso hacemos esto: abrir conciertos didácticos o títeres. No todo el mundo va a ser actor pero el hecho que tengan acceso a una cierta lectura, a la creación, a la interpretación, hace mejores personas. 

Publicar un comentario

 
Top