0
Caballos castigados o maltratados en las calles o establos, constituyen una lamentable pintura de las ciudades y localidades bonaerenses. Un grupo de voluntarios localizados en Guernica, trabaja desde la solidaridad, para desterrar las prácticas deleznables descriptas.

"Recuperamos a los animales que reciben atención médica y sanitaria"


Por Eugenia Álvarez

La Asociación Contra Maltrato Animal es una institución civil sin fines de lucro, destinada al rescate y defensa de caballos en condiciones de vulnerabilidad.

Esta organización, consolidada en el año 2011, surgió a partir de una fuerte convicción por parte de sus integrantes, quienes, ante la inacción del Estado frente a los numerosos casos de explotación, decidieron emprender una batalla contra esta problemática.

Marcela Loyola es una de las voluntarias que conforman la entidad, y en una cálida entrevista, nos orientó y brindó algunas perspectivas respecto a dicha cuestión.

Para dar comienzo a la charla, detalló que deben contar con pruebas contundentes para que los fiscales puedan acreditar ante el Juez de Garantías —autoridad que en definitiva decide todas las cuestiones—, los extremos denunciados.

“ACMA tiene su sede ubicada en Guernica, cuenta con una agrupación multidisciplinaria compuesta por 12 miembros que conforman la comisión directiva y 30 coordinadores voluntarios” explicó.

Asimismo, destacó la relevancia que implica la presencia de testigos, la presentación de fotografías e incluso de filmaciones que demuestren el maltrato cometido. De esta manera, logran que el animal quede bajo la custodia definitiva de la ONG.

Consultada sobre la forma de sustento, Loyola explicó que lo hacen a partir de aportes, el “esfuerzo y la dedicación de sus administradores”, qué además intentan cubrir los costos de alimentación, medicación, insumos, alquiler de campos y seguridad.

“Luego del proceso de recuperación, el cual conlleva tratamientos y contención emocional, continúa la fase de adopción bajo estrictos análisis y seguimientos”.

El equipo de especialistas para la etapa posterior a la llegada del caballo, está integrado por el doctor Ariel Corse —quien además es presidente de la Asociación— y la doctora y secretaria Karina Laura Secchi.

De igual modo, lo conforman tres estudiantes avanzadas de la carrera de Veterinaria, principalmente capacitadas para cubrir las necesidades de asistencia y tratamiento de los rescatados, con atención las 24 horas. 

Además, la voluntaria afirmó que la tenencia de los equinos requiere de enorme responsabilidad para quien la ejerza e impone obligaciones legales, como brindar atención médica y sanitaria.


Y agregó que “el incumplimiento de alguna pauta fijada por algún magistrado, da lugar a la formación de una causa judicial contra la persona en cuestión.”


Publicar un comentario

 
Top