0
Las fábricas recuperadas, afrontan en el esfuerzo cotidiano de sus trabajadores, el sistema de ajuste y recesión que llegó a nuestro país. Antonella Álvarez Di Nardi, Evelín Giancristóforo, Milena Hidalgo y Mauro Román, realizaron un informe pormenorizado que aquí compartimos


 "A la baja de la producción, le sumamos la apertura de importaciones"

La industria nacional, el movimiento obrero, se encuentran inmersos en un momento complicado. En ese contexto, las empresas rescatadas de la quiebra por sus trabajadores no son la excepción y, si bien, cada una de ellas presentan historias distintas, enfrentan un desafío común: producir y crecer en medio de la recesión y la creciente presión impositiva.


“El tarifazo nos golpeó en la columna vertebral porque la energía y el agua es lo que más utilizamos sobre todo por las maquinarias. El tope que puso el Gobierno no nos sirve porque de cualquier manera no podemos trasladarlo a precios, lo que se suma a la baja de la producción por la apertura de importaciones. En este contexto de inflación no pudimos aumentar los sueldos, sino que tuvimos que reducirlos para poder pagar los servicios”, apuntó Jorge Loto,  director de la Cooperativa de Curtiembres “Becas”,  ubicada en Avellaneda y recuperada en el 2013.


Además agregó que “los empresarios dejaron de vendernos cuero para enviarlo sin procesar a Brasil, porque es más barato. El aumento de las tarifas nos dejó afuera del mercado”.


 “Si las cosas siguen así preferimos patrón y no tener que lidiar, ni sufrir por no llegar a fin de mes” dijo Loto,  “Que el patrón se ocupe, nosotros cumplimos el horario laboral y chau. Ahora tenemos que pensar todo” manifestó.


La Cooperativa “Curtidores Unidos”, encargada del procesamiento y curtido del cuero de vaca, ubicada en Entre Ríos 1457 de la localidad de Piñeyro, Avellaneda,  también sufrió las consecuencias del aumento de los servicios. En la última factura de luz tuvieron que pagar 72 mil pesos y ese dinero debía ser destinado para pagar el sueldo de los empleados, los  materiales o las máquinas. Actualmente cuentan con 15 empleados de los 50 que había a principio del año 2016.


En la cooperativa Ribera Sur en Supisiche 83, a metros de la Avenida Mitre, Sarandí, realizan el servicio de impresión en el área textil (estampado de remeras), gráfica (folletería, tarjetas personales, volantes, etc) y audiovisual (cobertura de eventos sociales e institucionales).En este caso la problemática es a corto plazo a raíz de los insumos. Si bien los cooperativistas se proveyeron de suficientes materiales para trabajar por un tiempo, cuando deban volver a comprar se verán complicados a raíz de la apertura de las importaciones en el país.


Por otra parte, Federico Tonarelli, presidente de la Federación Argentina de Cooperativas de Trabajadores Autogestionadas  apuntó: “El Gobierno no tomó nota de lo que está ocurriendo. La movilización es nuestra herramienta para frenar el tarifazo. Tenemos que avanzar en una respuesta colectiva, con cautelares y en la calle. El supuesto tope que puso el Gobierno es una burla”.


Los periodistas que realizaron el informe,  realizaron una descripción en la FM RIACHUELO (100.9), donde expresaron la situación actual de dichos espacios recuperados, como un llamado a la concientización de toda la comunidad de Avellaneda y sus alrededores.

Para los interesados, el segmento donde participaron puede ser escuchado en el siguiente link http://radiocut.fm/audiocut/informe-cooperativas-y-recuperadas-de-avellaneda-realizado-por-estudiantes-de-la-undav/

Publicar un comentario

 
Top