0
La investigadora María Soledad Oregioni charló con Coemu de su  participación en el cuarto congreso de Red de Estudios sobre Internacionalización de la Educación Superior en América Latina (RIESAL) en la Universidad Nacional de Avellaneda.




Por Florencia Fico

En la cuarta edición del encuentro de la RIESAL la profesional académica María Soledad Oregioni habló sobre los desafíos y dilemas de la movilidad internacional entre universidades, desde una perspectiva latinoamericana a través de conceptos como solidaridad, cooperación y no hegemonía.

La doctora María Soledad Oregioni  formó parte del grupo de ponentes que hablaron en el la doble jornada de trabajo de la RIESAL que tuvo como sede la UNDAV. Integraron sus paneles miembros de Mercosur Educativo, Mercosur, Universidad Estadual de Santa Cruz, Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires, Universidad Nacional de Pilar, Universidad de Buenos Aires  y Núcleo de Estudios e Investigaciones en Educación Superior del Mercosur.  

¿Qué expectativas se dan en estos encuentros?

Bastante amplias, en esta reunión contamos con la presencia de la Universidad Nacional de Avellaneda que se incluye como un nuevo nodo a la red RIESAL.

Entonces claramente se extienden las expectativas, porque es una nueva instancia de trabajo, con muchos proyectos por delante y con la idea de seguir trabajando en esto, que es la internacionalización universitaria desde una perspectiva latinoamericana, para contribuir a una integración regional.

¿Cuáles son los temas que estuviste tratando en la mesa que participaste?

Me encargué de presentar el último libro que presentó la red RIESAL, el cual hace referencia a la internacionalización de la universidad en el marco de integración regional. Viene a ser una síntesis de un seminario que se dictó en el año 2014, donde participaron alumnos, docentes, investigadores
y no docentes de diferentes países de la región latinoamericana.

Se habló de internacionalización endógena, ¿Qué vendría a significar esto o como se explica?

El tema de la internacionalización universitaria es un tema antiguo. Las universidades son internacionales desde sus orígenes. Pero la internacionalización consistía fundamentalmente en la movilidad de docentes investigadores. Ahora bien, en el último cuarto del siglo XX comenzamos a ver otro fenómeno  que es a partir de características contextuales, como el incremento de las tecnologías de la información y la comunicación, empiezan a dar cambios de orden cuantitativo y cualitativo con respecto a la internacionalización universitaria.

Los flujos de movilidad comienzan a ser mayores, se intercambian no solo movilidades físicas si no también movilidades virtuales. Hay una oleada de trabajos que analizan el fenómeno de la internacionalización pero siempre desde una visión exógena a la hora de hablar de la región latinoamericana.



Desde la red RIESAL nos proponemos generar una mirada propia sobre la internacionalización universitaria. Hablamos de una mirada endógena donde analicemos a la universidad desde sus características propias a la región latinoamericana, que son  claramente diferentes a la de los países centrales. Por ejemplo, en las universidades latinoamericanas se concentran las actividades de investigación docente y de extensión. Nosotros vemos que la internacionalización reúne en forma integral a esas diferentes dimensiones de la vida universitaria, consecuentemente, cuando trabajamos el tema desde una perspectiva endógena tenemos que ver cómo se manifiestan esos diferentes ámbitos en la internacionalización de las universidades y cuál es el objetivo.

En este sentido,  elegimos vincularnos con lo que es  la región latinoamericana porque consideramos que tenemos  muchas problemáticas comunes que a lo largo de los años. La vinculación internacional de nuestras universidades se generó fundamentalmente con los países centrales, que son los que concentran poder de mantener  los recursos cognitivos, humanos y materiales en producción y transmisión de conocimiento.


Entonces, consideramos que los problemas que dio a la región latinoamericana demanda que los docentes, investigadores  se vinculen para tratar de llevar soluciones a partir de trabajos conjuntos.  América Latina tiene grandes problemáticas y también grandes universidades entonces no es  ético tener grandes universidades en el marco de sociedades pauperizadas. Es una urgencia vincularnos y pensar que tipo de soluciones le damos a esto. Como universitarios que tenemos un tipo de conocimiento, pero también, interactuando con otros actores no universitarios que también proveen otro tipo de saberes. En este sentido es desde donde se enmarca este sentido de red.

¿Por qué es necesaria una mirada no neutral como se vincula con la mercantilización del conocimiento reinante en la década de los 90’?

La internacionalización no es neutral, como ninguna problemática. Siempre está cargada de algún contenido político o ideológico. Cuando hablamos de internacionalización universitarias, tenemos que saber: ¿Qué es lo que se quiere manifestar con este concepto? Tenemos una mirada hegemónica de la internacionalización universitaria donde está directamente ligada a la mercantilización de la educación superior.

Nosotros estamos en contra de ese enfoque. Pensamos en una mirada contra hegemónica o no hegemónica, donde la internacionalización se genere a partir de la vinculación no solo de investigadores de los países centrales, si no, con los investigadores de la región latinoamericana. Asimismo, el conocimiento que se promueve no es neutral, a partir de los vínculos internacionales. 

A qué me refiero con que no es neutral, tiene que ver que cuando abordamos un proyecto de investigación definimos problemáticas en común. Cuando nosotros trabajamos en trabajos de investigación en mega redes de producción de conocimiento con países centrales, universidades que concentran los recursos materiales, cognitivos e institucionales, son ellas quienes definen los problemas cognitivos a investigar.  Y generalmente esos problemas cognitivos son funcionales a las sociedades donde están insertos.

Como conclusión ¿Cómo investigadora del Conicet cómo lo experimentaste, cómo lo vivenciaste?

Para que funcione una red de producción de conocimiento es necesario generar tejidos sociales entre investigadores, gestores y quienes componen la red. Dentro del planteo de problemas cognitivos, en la resolución de esos problemas, llevar a cabo actividades o un seminario. Eso depende mucho de voluntades. Entonces, esas voluntades y el objetivo que lleva el proyecto en sí tienen que ser lo suficientemente fuertes  y tiene que haber cierta compatibilidad para que el proyecto funcione.


Me permite observar como investigadora, que cuando uno trabaja a partir de problemas concretos, en el marco de un proyecto, necesita implementar las distintas funciones de la vida universitaria. Desde ya sea las funciones sustantivas de la universidad, las de docencia, investigación y de extensión. Todas esas áreas, se desarrollan de alguna u otra forma en el marco de los proyectos, entonces considero que, las redes son una de las principales herramientas  que tenemos para generar una internacionalización solidaria y endógena a la región latinoamericana. 

Publicar un comentario

 
Top