0
Continuamos con la serie de notas, sobre los desafíos que enfrenta nuestra profesión. En esta oportunidad, expresó su reflexión el licenciado en Historia, periodista, escritor y docente universitario, Daniel Muchnik, quien destacó que “el periodismo gráfico va a perdurar y mantendrá la vigencia e influencia”

 "El periodismo en Internet se preocupa más por el diseño que por el contenido"

Por Marcelo Chapay


“Las empresas están en crisis, financieramente ahogadas, salvo las más grandes y poderosas. Tanto en la gráfica como en los medios audiovisuales,  los periodistas están cercados por los bajos salarios y la denigración del oficio, que se inició a comienzos de la década del noventa, en el gobierno de Carlos Menem, con la Ley de Flexibilización Laboral. Se les abrió las puertas a periodistas jóvenes e ilusionados, se los hizo trabajar más allá de todo esfuerzo y se los recompensó con bajísimos salarios,” ilustró Daniel Muchnik, en diálogo con COEMU Digital.

“Para los veteranos el panorama no fue mejor: los salarios no se adecuaron a los ritmos cardíacos de la vida económica nacional. Luego se desplegó el populismo a ultranza en el gobierno y el sistema periodístico se encerró en si mismo, y generó una división que pasó a llamarse “grieta”.

Para Muchnik, quien se inició en el periodismo en la revista Siete Días en el año 1963, luego fue secretario de Redacción en la revista Panorama, en el semanario El Economista y en el diario La Opinión, “más que grieta fue una fractura importante. Cada grupo de pertenencia a distinto bando con una visión particular de lo que debía ser el oficio, la seriedad que requería. Y todo en medio de la progresiva crisis del mismo oficio y de las empresas, aquí en la Argentina, en Estados Unidos, en Europa. Desaparecieron en numerosos casos los grandes editores históricos y aparecieron los aventureros o, en muchos casos, los financistas, los que nada sabían del oficio y los utilizaron de plataformas para defender determinados intereses o para hacer política.”

“Y en medio de la polvareda se perdió la esencia, el sentido de lo que somos. No somos jueces, no somos detectives privados, no invadimos jurisdicciones ajenas. El periodismo detalla lo acontecido y lo interpreta todas las veces que quiera. Limpiamente, siguiendo las reglas clásicas,” aseguró quien fuera Profesor Titular (UB) y en la Maestría de Periodismo Económico (UBA), además de autor de 17 libros sobre la realidad económica y social nacional y latinoamericana.

“En Televisión especialmente - y a veces en la radio, el periodista se convirtió en  showman circense, en estrellita o en castigador de los invitados, en centro de ese tiempo sin dar importancia a lo que puede decir la persona citada para hablar. Eso no es periodismo. Es otra cosa.”

“A diferencia de otros colegas creo, sin dudar, que el periodismo gráfico va a perdurar, cambiado tal vez, pero mantendrá su vigencia e influencia. El papel tiene virtudes que otros elementos no tienen. El periodismo en Internet se preocupa más por el diseño que por el contenido. Hay que rectificar con urgencia la forma de escribir. Los medios muestran pésima escritura. Información distorsionada, poca didáctica. Tengo esperanzas frente al futuro,” concluyó el columnista especializado en el diario Clarín, y conductor de los programas de Televisión "Control. Argentina" y "Tormenta de Ideas"



Publicar un comentario

 
Top