0


En el marco de las V jornadas del Mercosur, entrevistamos a Julio Varela, periodista oriundo de  Tandil en la presentación de su revista de Extensión titulada “Másquedos”, donde nos brindó un análisis detallado  sobre la situación del periodismo desde sus comienzos hasta la actualidad y expresó que “cuando comencé a trabajar en el oficio, ser periodista era un sello de distinción” 

 “El periodismo es una tarea de 24 horas”
                                                                                                                                                                                                          Por Milena Hidalgo

“Empecé  de muy jovencito, tenía el pelo largo y una pinta de loco bárbaro”, confesó el tandilense, quién declaró ser fanático de Boca Juniors y el Rock and Roll. Como me gustaba escribir mandé algunas  publicaciones mías a un diario, les gusto y  me llamaron. Tuve una formación completamente autodidacta, lo que hoy se llama  periodismo de la calle y ya llevo 40 años de trayectoria”.

En sus comienzos quiso estudiar Cine en Buenos Aires pero por razones económicas no pudo llevarlo a cabo. También se inscribió en carreras como Historia, Literatura y Teatro  aunque no llego a finalizarlas. Sin embargo esos breves pasos por la institución académica le permitieron  perfeccionarse y contar con un “soporte cultural” que unos pocos tenían.

“Trabajé  simultáneamente en un diario vespertino que se llama Nueva Era  y como director de Cultura acá en Tandil  durante 25 años hasta que no pude más“,   confesó con  nostalgia en su voz, pero con la satisfacción de hacer durante toda su vida lo que más amaba.

El hombre lucía un atuendo sencillo y su barba blanca se deja ver pronunciadamente en el rostro. Los años pasaron, pero su dedicación en el área periodística no, “El periodismo es una tarea de 24 horas,”  aseguró convencido.

“Es distinto hacer  periodismo en el Interior que hacerlo en Capital. Acá tenes que hacer de todo, desde una necrológica de alguien que murió, hasta la entrevista a un científico en Tandil. Yo hice hasta un desfile de modas” comentó.

En referencia al periodismo actual, el punto de inflexión es la tecnología. Hoy somos todos periodistas, con las redes sociales opinamos, decimos lo que queremos y sin censura. En mi época eso no pasaba, por los años 70, el hecho de opinar pertenecía a unas pocas personas preparadas” explicó. “Veo periodistas recibidos que por ahí les falta manejarse en la calle y en el trato cotidiano, en mi ciudad se ve porque al tipo que entrevistas lo ves todos los días “.

“Másquedos” es uno de sus últimos proyectos realizados. La revista es un emprendimiento de la Universidad Nacional del Centro y una de las  dos que existe en el país. Respecto al nombre, remite al poema de Mario Benedetti ,  porque entendemos a la Extensión como un trabajo codo a codo donde somos mucho más que dos .

“La extensión  no solo debemos ejercerla en el territorio y la práctica cotidiana,  sino también pensarla desde la universidad, ya que académicamente podemos dar solidez a todo el trabajo que después vamos a hacer en el territorio como extensionistas”, concluyó este hombre apasionado por los  libros, quién aseguró que su mayor riqueza es su biblioteca y “que no tuvo Google, pero nunca le faltaron libros” .

Publicar un comentario

 
Top