0
En la presentación de la edición 18 del Festival de cine por excelencia de la ciudad de Buenos aires, el Secretario de Cultura de la Ciudad, Dario Loperfido, inició la rueda de preguntas en la Usina del Arte y generó polémica.

Lopérfido, Fouz y Cacceta

Por Javier Erlij

Ante el segundo piso colmado en el centro cultural boquense, el escenario montado contó con la presencia de Darío Loperfido, el presidente del Incaa,  Alejandro Cacceta y del nuevo director de la décima octava muestra del banquete cinéfilo por excelencia  de Buenos Aires, el periodista especializado en el séptimo arte, Javier Porta Fouz.


"Que la apertura se haga en el cine Espacio Incaa Gaumont, es un  milagro, pasamos de estar manejados por una secta a comportarnos como un país normal", cargó las tintas contra  el gobierno kirchnerista, Dario Loperfido, ante una auditorio que en su mayoría, llenó de silbidos el espacio ante estas declaraciones.

En otra parte de la conversación, el Secretario de Cultura de la Ciudad resaltó: "El Festival va a estar en todos lados, en barrios que no han llegado; en un ambicioso plan que es acercar la cultura a las villas, a los barrios marginados de la sociedad. No hablamos del concepto igualitario de la sociedad, lo hacemos; nos importan tanto el espectador del barrio de la Recoleta, como el de villa de Bajo Flores, el de la 31, el Galpón Piedrabuena, todos van a ser de la muestra y van a pasar películas y van a estar integrados en una programación de gran nivel como la que tiene este festival".

A su vez el presidente del Incaa, Cacetta, destacó: "Hemos incrementado el presupuesto para el Festival". En la sección internacional va a haber films de los cinco continentes y hay una sección nueva de Competencia Latinoamericana que no pasó por Europa, detalló el director de la muestra.

"Hicimos una transición muy prolija con el anterior director,  Marcelo Panozzo", subrayó Porta Fouz.

Ante la pregunta de una periodista de Página 12, Lopérfido atacó a  la gestión gubernamental anterior: "A los que pidieron  mi renuncia no les mandaron la AFIP, no los echaron de su trabajo, no les quitaron subsidios, siento que fui victima de una operación política", comentó el funcionario en relación sobre sus dichos sobre la duda que puso sobre la cantidad de 30 mil muertos durante la última dictadura militar.







Publicar un comentario

 
Top