0
Juan Palomino habló de Kryptonita, una producción nacional que sirve "para hablar de política y rescatar valores que escapan a las lógicas norteamericanas".



Por Javier Erlij

“Oyola y Loretti reinterpretan una respuesta para entender en este caso que los super héroes vienen para patearle el culo a la Justicia”, manifestó el actor principal Juan Palomino en una entrevista para Coemu Digital sobre la película que se estrena hoy en los cines nacionales .

“Me parece que es una respuesta a la mirada que el cine o los comics han tenido sobre los súper héroes. La épica de la construcción del héroe viene del Teatro Griego”, reflexionó Palomino.

“Nafta Super, Ráfaga, El Caballero de la Noche, son personajes que responden a la identidad del conurbano bonaerense, que está muy lejos de Smalville, donde cayó el niño Superman”, dijo el artista.

Palomino sostuvo que los poderes intentan ser utilizados para sostener la construcción colectiva y que van en contra del status quo, por lo tanto en el film la vestimenta es lo único en que se asemejan a los héroes yanquis, el resto es una construcción de la identidad que tiene que ver con la idiosincrasia argentina.



“La historia es una respuesta a la intolerancia, al abandono, al abuso del poder y a toda la construcción que dentro de lo que ha sido y es el liberalismo, y al pensamiento único, estos personajes  llegan a dar una réplica a estos temas”, contó el actor.

“Dentro de los super héroes no hay hijo de puta más grande que el personaje de James Bond, un asesino, un hombre que sirve al servicio secreto de Su Majestad, y por lo tanto yo crecí con ese modelo de hombre, yo quería ser Bond. Mirà el proceso de penetración que tiene el cine”, comentó el actor y agregó: "Yo me crié con esa imagen del hombre seductor, canchero y con licencia para matar”, informó ¨Palomino.

“Acá Nafta Super es un borrachín, toma cerveza, no está en estado, es un hombre que está pendiente de lo que sucede en su tiempo, muy lejano a lo que sería la realidad de los superhéroes que están planteados desde el comic. Por lo tanto hay una lectura política que el director hace en cada escena y creo que no le escapa que dentro de una película argentina, de género, podamos hablar de política”, dijo Juan.

Tanto “Iron man”, que es un fabricante de última tecnología de armas, como El Caballero de la noche, que también construye armas y millonario, acá en “Kriptonita” nadie tiene nada, pero si poseen valores que nos encuentran con lo mejor de nosotros. La familia elegida: amigos, hermanos, pero optada por uno”, declaró el artista.

“En esta trama la situación busca rescatar valores que nunca los vi en ninguna película estadounidense, donde son millonarios, cancheros, todos fabrican armas y cuando aparecen en la pantalla son siempre con la mirada de los Estados Unidos frente a sus políticas internacionales”, concluyó Palomino.


Publicar un comentario

 
Top