0
El integrante de la Defensoría del Público dialogó con Coemu Digital y compartió interesantes conceptos sobre la comunicación y el rol de las universidades.



Por: Celeste Cáceres / Federico Lorenzo

Graduado en Periodismo en la Universidad Abierta Interamericana (UAI), su carrera como docente en las cátedras de Investigación Periodística, Televisión II, Producción Periodística y Periodismo Cultural, se complementó con su rol de productor en programas televisivos como Colectivo Imaginario, Telenoche, la Liga, Telenoche Investiga y en la productora Cuatro Cabezas.

Además, José Ferrero fue coordinador del área de capacitación de SAP y director de NOTIO, desde donde realizó informes especiales sobre temas relacionados con el medio ambiente que fueron publicados en el portal y emitidos en CNN en español y en inglés y en Telefé.

En la actualidad Ferrero se desempeña como director de Comunicación Institucional en la Defensoría del Público, desde donde compartió interesantes conceptos sobre la comunicación y el rol de las universidades en una entrevista con Coemu Digital.

Coemu Digital: ¿Cuáles fueron los avances que presentó la Defensoría del Público desde su creación?

José Ferrero: Es fácil hablar de los avances que tuvo la Defensoría del Público en este corto tiempo, porque al ser un organismo completamente nuevo, que no tiene un recorrido previo o antecedentes, todo lo que se hace es positivo.

Cuando Cynthia Ottaviano fue nombrada por votación de las dos cámaras por amplia mayoría nos encontramos con el desafío de crear un organismo de cero. Así, al llegar a un lugar donde no hay un escritor, ni una computadora o un archivo es todo un desafío.
Eso tuvo una ventaja enorme porque todo lo que hicimos se materializó como positivo, pero al mismo tiempo, como arrancábamos con las tareas de un organismo nuevo tuvimos que diagramar toda su estructura. Pero la verdad es que todos los integrantes de la Defensoría estamos muy contentos porque en casi tres años recibimos más cuatro mil denuncias, de las cuales casi el 70% han sido resueltas en forma positiva. Eso hace que la interacción que tenemos con las audiencias sea constante y que la recepción de las presentaciones aumente mes a mes.

CD: ¿Qué estrategias que llevaron a cabo para dar a conocer los derechos que tienen los ciudadanos en materia de comunicación?

JF: En realidad nunca hicimos una campaña masiva de comunicación a nivel nacional, pero a través de la entrega de más de 40 mil leyes en diferentes puntos del país, la realización de audiencias públicas en todas las provincias, diferentes seminarios o una serie de capacitaciones en instituciones, organismos y universidades, fuimos difundiendo estos derechos.

Venimos trabajando un montón y estamos muy contentos con los resultados ya que observamos que el nivel de presentaciones que empiezan a llegar a la Defensoría tienen una mirada mucho más crítica que al principio.

Ahora las audiencias ya entienden el derecho a la comunicación desde otro lugar, y como desde la Defensoría siempre decimos, “nadie reclama un derecho que no se conoce”, por lo cual hacemos una tarea de promoción muy grande, que tiene que ver con dar talleres en las escuelas y universidades, como así también charlas sobre la importancia de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual y cuáles son sus alcances, sus objetivos o cómo se hace una presentación.




CD: En el caso de las universidades nacionales y privadas, ¿cómo están trabajando con la Defensoría del Público?

JF: Así como la Ley de Medios fue creada por el consenso popular y tuvo un arduo debate en diferentes foros universitarios, la Defensoría del Público tiene la impronta de integrar organizaciones gubernamentales, no gubernamentales y sociales al armado diario del concepto de nuestro organismo.

La promoción de esa ley es un acto central de la Defensoría, donde hoy la comunicación dejó de ser el privilegio de unos pocos para pasar a ser el derecho de todos y eso es increíble porque hace poco tiempo atrás era algo impensado.

Por eso convocamos a todos aquellos periodistas, docentes, estudiantes, investigadores cuando realizamos mesas de trabajo. Por ejemplo, luego de las inundaciones del 2012 en La Plata y la Ciudad de Buenos Aires, nos llegaron muchas denuncias de cómo se había realizado la cobertura de esa catástrofe en los medios comunicación.

En ese caso, entendimos que debíamos sistematizar todos esos reclamos a través de mesas de trabajo con productores, camarógrafos, periodistas, profesionales de la salud e integrantes de universidades para trabajar en conjunto en forma interdisciplinar, lo que dio como resultado el texto “Guía y recomendaciones para el tratamiento responsable de desastre y catástrofes”.

Además, tenemos firmados convenios con muchas universidades públicas y privadas del país para poder difundir los derechos de la ciudadanía en materia de comunicación que tenemos todos los ciudadanos, ya que para la Defensoría promover la participación y el debate ciudadano sobre la comunicación en Argentina es una prioridad.

También contamos con pasantes de algunas de estas casas de altos estudios en nuestro organismo que colaboran y realizan diferentes tareas, como por ejemplo un monitoreo de las noticias que se difunden en los noticieros de los cinco canales de televisión abierta, lo cual nos permitió realizar una presentación de los resultados junto a representantes de la TV Pública, Telefé, Canal 9 y América (Canal 13 no se presentó), quienes luego de aportar sus perspectivas se comprometieron a intentar rever sus lógicas de producción.

CD: En relación a la cantidad de reclamos y denuncias que reciben en la Defensoría sobre el tratamiento de la información y los contenidos en la programación televisiva y radial, ¿esto era algo impensado hasta hace algunos años?

JF: Sin dudas, de a poco los ciudadanos están conociendo sus derechos en materia de comunicación. Existen dos grandes grupos de denuncias: uno que está relacionado con el acceso a la información, como por ejemplo reclamos de falta de canales, problemas en las grillas o interferencia en la señal; y otro que tiene que ver sobre cómo somos tratados en los medios de comunicación, si somos plurales, si no estamos siendo estigmatizados, si las minorías no están siendo invisibilizadas.

Por eso, a partir de las denuncias que recibimos por parte de las audiencias trabajamos con un rol conciliador para sentar a las dos partes; cuando les explicamos a los medios de comunicación que están vulnerando algún derecho no tienen ningún problema en retractarse. Además, nosotros no tenemos capacidad de sanción, solamente poseemos un rol pedagógico para llevar a cabo acciones de conciliación.

Publicar un comentario

 
Top