0
En la noche del viernes fue la inauguración oficial de la muestra de cine más importante de América del Sur y a su vez reconocido como de clase A, llamado así a las más reconocidas fiestas cinéfilas a nivel mundial. Concluirá el 7 de noviembre.


Por Javier Erlij, enviado especial

El acto de apertura se dio en la sala Astor Piazzola del Teatro Auditórium con la presencia de Lucrecia Cardozo (titular del Incaa), también el homenajeado por su trayectoria humana y profesional, José Martinez Suarez, actual presidente de la exhibición del festival. A su lado estaba el periodista y programador, especializado en el séptimo arte, Fernando Martín Peña, que regresa como director artístico.

La edición trigésima no significa que fueron continuas, sino que en el año 1954, en la segunda presidencia de  Juan Domingo Perón, se inauguró con fuerte presencia de actores internacionales de la talla del italiano Alberto Sordi y el estadounidense Errol Flyn, entre otros.

El 2015 encuentra una muestra de gran calidad pero a su vez más austera en cantidad de rostros famosos a nivel mundial como lo ha sido en otras ocasiones. Por la alfombra roja, colocada en la plaza seca y que conducía hacia el teatro Auditorium pasaron Gustavo Garzón, Benjamìn Vicuña y Daniel Fanego, entre otros.



Entre idas y vueltas, y varios golpes militares, el regreso ininterrumpido del festival fue a partir de 1996. En esta ocasión de tres mil títulos que se presentaron para la exhibición, fueron seleccionadas 400 producciones.

La película que abrió la velada luego de la ceremonia de apertura fue “Tres recuerdos de juventud”, con la presencia de su director, Arnaud Desplechin, la cual trata sobre la pubertad reflejada a través de los ojos de una adolescente.


En la jornada del sábado, dentro de la Competencia Internacional generó gran interés y convocatoria “Eva no duerme”, del cineasta Pablo Agûero, que trata sobre el secuestro y manipulación del cadáver de Eva Perón, hasta su restitución por parte del gobierno de facto antes de la asunción de Perón en su tercera presidencia, con la presencia en la sala de su director, de Garzón, que personifica al General Aramburu.


Las salas que se llevan adelante las proyecciones son, además del Auditorium, el Teatro Colón, Del Paseo, Ambasador, Cinema, y el nuevo complejo de pantallas recientemente inaugurado donde se encontraba la vieja terminal de ómnibus de la ciudad, llamado Paseo Aldrey. Nombre que se debe a su titular, mismo propietario del diario La Capital y del Hotel Hermitage de “La Feliz”.

El banquete cinematográfico de Mar del Plata se lleva a cabo hasta el 7 de noviembre, donde la ciudad se viste de gala para recibir a los más destacados actores, directores del ámbito local e internacional.

En las calles céntricas se van a topar mar de gente corriendo de sala en sala para no perderse ninguna producción, y a su vez charlar con los protagonistas de la máquina de sueños, que es el cine donde confluyen por estos nueve días público y artistas.

Publicar un comentario

 
Top