1
El profesor de Periodismo Digital Sebastián Di Domenica desarma categorías que merecen ser pensadas. “Hasta hace muy poco, desde el lugar del usuario, la única opción para apreciar la realidad virtual era un casco de visión 3D”, afirma. Claves y estrategias.

Dispositivos de realidad virtual

Hasta hace sólo algún tiempo, pensaba que la realidad virtual en el periodismo era algo alejado y remoto. Algo más ligado a las películas o a miradas tecnológicas, muy distantes de la vida actual. Sin embargo, hace unas semanas descubrí que no es así; y que el periodismo de inmersión puede ser pronto una nueva y atractiva forma de contar historias o de sumar experiencias al desarrollo de una nota. Un camino que puede hacer posible una de las fantasías de cualquier periodista: tener a mano los elementos disponibles para lograr que el lector se meta, de la manera más cercana a la realidad, en el interior de una situación que refleja el artículo que aborda.

Un colega conocido, hace algún tiempo me dijo que consideraba a la variable realidad virtual en el periodismo, como una opción "verdaderamente alienante". El que lo decía es un periodista y escritor de libros, que de ninguna manera valoraba la instancia virtual para extender las posibilidades sensoriales en el marco del desarrollo y consumo de un contenido periodístico. ¿Es realmente alienante esa opción para el lector? Puede ser, pero otra vez debo afirmar que puede ser una gran oportunidad para llevarlo a lugares nuevos, y para ofrecerle algo diferente en una época de abundancia y repetición.

En general, el periodista que se dedica a escribir, cada vez que inicia el trabajo de una crónica, debe elegir qué fragmentos o recortes de la realidad va a seleccionar para armar el texto que mejor logre describir una historia, según el punto de vista que le quiere dar. Ese recorrido único nunca se va a reemplazar y es cada vez más importante en el contexto de la información breve y superficial, la más común en la era de Internet. Pero la propuesta de la realidad virtual viene a ofrecer un condimento extraordinario y algo más para sumar a la nota.

Para aquellos que aún no conocen mucho de la temática y que no han tomado una posición al respecto, a continuación intentaré responder tres preguntas que buscan darle respuesta a algunas cuestiones claves de este avance del mundo digital. En mi opinión, aquel que en los próximos años ocupará un lugar central en la producción de cine y videojuegos, y sin lugar a dudas, en el desarrollo de notas periodísticas:

1-¿Qué es la realidad virtual?

Para comenzar a definir la idea se debe partir de la figura del periodismo inmersivo. Es decir, una propuesta que llevará al consumidor de noticias a situarse en el interior de un hecho noticioso, a través de un dispositivo tecnológico: desde la mirada y en la búsqueda de una visión envolvente. Puede ser un casco, un anteojo especial, o una caja de cartón que se acopla al celular, pero que en todos los casos le va a presentar al usuario una imagen de 360 grados, que va a hacer posible mirar hacia derecha, izquierda, arriba o abajo, o recorrer los diferentes ángulos de una misma imagen estática o en movimiento. Una propuesta que se puede plantear desde la fotografía, el video, o incluso a partir de la dramatización digital con una estética muy cercana a la de los videojuegos.

2-¿Por qué está cada vez más cerca?

Las posibilidades de experimentación con la tecnología están cerca o lejos, según costos y posibilidades de accesibilidad. Hasta hace muy poco, desde el lugar del usuario, la única opción para apreciar la realidad virtual era un casco de visión 3D. Es aquel que se suele ver en películas o en experimentos del tipo, y que salió a la venta con un nombre comercial que es Oculus Rift. Hasta aquí todo parecía difícil y complicado, porque no cualquiera estaría dispuesto a comprar ese aparatoso accesorio para usarlo de manera habitual en el marco de una lectura periodística. Pero todo cambio hace muy poco. Específicamente cuando Google informó sobre una nueva aplicación que permite convertir al teléfono celular en un dispositivo de realidad virtual. La nueva app VRSE puede descargarse desde Android y permite conectar al aparato al visor Google Cardboard (2), que puede armarse en el hogar con un kit de cartón. Es decir, del casco pesado y aparatoso, pasamos al celular, con app y cajita de cartón. En síntesis, si se generaliza esa opción, en muy poco tiempo miles de personas pueden estar en condiciones de experimentar noticias desde la realidad virtual.

¿Qué le puede sumar la realidad virtual al periodismo?     

Para intentar comprender qué tipo de experiencia puede ofrecer la VR (Virtual Reality) en el periodismo, tenemos que pensar en el Google Street View. Con nuestro dedo (desde la tablet o el celu) o con el mouse en la computadora, desde esa aplicación podemos ubicarnos en un preciso lugar del mapa y ver en 360 grados como si estuviésemos allí. Miles de personas todos los días utilizan esa herramienta de Google para conocer un determinado lugar de la ciudad en detalle, sin moverse ni un metro. La VR va a ofrecer algo así, en el marco de un hecho noticioso, y a partir de un casco o dispositivo que ofrezca una visión inmersiva estática o en movimiento. Y esa opción va a ubicar al cronista de cara a nuevas formas de narración de los hechos, que llevarán a definir y descubrir los caminos adecuados para su aprovechamiento.

Antes de finalizar este texto, debe quedar en claro que así como es muy posible que en poco tiempo se encuentren al alcance de todos las herramientas (las pensadas para celular) para consumir realidad virtual. Por ahora, la producción de piezas de ese tipo, son acciones costosas que solo van a poder afrontar grandes medios o productoras de televisión. Porque para desarrollar contenidos de ese tipo, en principio se necesitan cámaras especiales de ocho sensores y de sonido binaural (como las que usa Google Street View cuando recorre las ciudades). Y en el caso de la construcción digital, un equipo de desarrolladores que construyan una dramatización de hechos de la realidad, tal como ya lo hicieron con un bombardeo en Siria o la muerte súbita de un hombre en la cola de un comedor comunitario en Los Angeles: propuestas que mezclaban sonido original con imágenes digitales.

Pero a no desesperar, porque como ha ocurrido en las últimas décadas con toda la tecnología, aquello que era inalcanzable por costos en un momento, podía dejar de serlo poco tiempo después. De hecho, Nokia en agosto de este año anunció la creación de una pequeña cámara de realidad virtual para el público general. Cuando las herramientas estén al alcance de la mano, solo será necesario comenzar. Y como periodistas pensar nuevas formas de contar los hechos y las noticias desde la instancia realidad virtual. (28 de octubre de 2015)


 @sebadidomenica

Publicar un comentario

  1. Realmente parece un ambiente de barrio, con un buen acceso gracias a la ley de gratuidad, felicidades a los padres de esta iniciativa y a toda la comunidad estudiantil

    ResponderEliminar

 
Top