0
Le ganó a Nueva Chicago en Avellaneda con un gol del Cebolla Rodríguez sobre el final.

Por Federico Lorenzo
Sin dudas esta fue una semana de alegrías y emociones para los hinchas de Independiente. Tras golear a su eterno rival en el clásico de Avellaneda y clasificarse a los octavos de final de la Copa Sudamericana al superar a Arsenal de Sarandí, el equipo de Mauricio Pellegrino logró una agónica victoria frente a Nueva Chicago en tiempo de descuento. Y va por más.
A pesar que en los primeros minutos del encuentro el equipo de Forestello sorprendió con la presión que generaban sus delanteros a la defensa local, el Rojo recuperó la tenencia del balón y comenzó a generar peligro en el área visitante. Un fortísimo tiro libre de Aguilera forzó una espectacular atajada de Lanzillota y fue casi como una premonición de lo que se vendría.

A los 14’, tras un centro de Papa al área, el “Cebolla” Rodríguez le pifió a la pelota en el punto de penal, provocando que el balón le quede a merced del olfato goleador de Lucero, quien sólo necesito empujarla debajo de los tres palos para abrir el marcador.
Pero el local se confió y tras un avance del visitante, Carrasco bajó un centro de cabeza para la aparición por sorpresa del juvenil Giménez (dos goles en los últimos tres partidos), quien a los 25´con una volea dejó sin reacción al portero local. 

Tras el empate, el Rojo siguió generando muchas dudas en defensa y continuaba sufriendo en el retroceso al perder la pelota en ataque, lo que provocó que los volantes de Nueva Chicago tomaran confianza. Es así, que a los 35´la visita casi convierte el segundo con un remate Masuero que se fue junto al travesaño.

Luego del entretiempo, Independiente salió con otra actitud en búsqueda de recuperar la iniciativa en el partido que había perdido tras el empate del conjunto de Mataderos.

Pero a pesar que el Rojo dominaba la posesión del balón e intentaba acercarse con peligro al área de Lanzillota, no podía encontrar la receta para aumentar el marcador. Por eso Mauricio Pellegrino, intentó encontrar la solución en el banco de suplentes, con el ingreso de Vera y Pereyra Díaz.

Con el correr de los minutos el encuentro se hizo muy friccionado en el mediocampo y ningún equipo se sacaba ventajas. La primera situación de peligro del complemento llegó a los 25’ tras un tiro libre de Papa que se fue desviado bajo la atenta mirada del juvenil Lanzillota. En la réplica, un pase preciso de Gagliardi encuentra en el área a Carrasco, quien desaprovechó un mano a mano frente al portero local.

El partido se hacía monótono. Es así, que un disparo desde la mitad de la cancha del juvenil Giménez casi sorprende al Torito Rodríguez y generó un suspiro de alivio en la hinchada local.

Pero el futbol sigue dando sorpresas, ya que en tiempo de descuento el “Cebolla” Rodríguez le dio la victoria a su equipo tras aprovechar un córner de Pisano y conectar un fortísimo cabezazo que dejó sin respuestas al portero visitante, lo que desató la locura de los hinchas en el Libertadores de América.

En tan sólo dos meses de trabajo, Mauricio Pellegrino le cambió la cara a Independiente. Un equipo que a pesar de no mostrar su mejor versión frente a Nueva Chicago, sigue logrando victorias importantes y continúa expectante en el plano internacional, donde enfrentará el próximo miércoles en condición de local a Olimpia de Paraguay.
En cambio el plantel de Forestello se retiró del estadio sin respuestas, consciente que salvarse del descenso será muy difícil, ya que deberá ganar todos los partidos hasta el final y depender de los resultados de sus rivales directos.

Estadio: Libertadores de América
Árbitro: Mauro Vigliano (7)
Asistentes: Ezequiel Brailovsky / Juan Manuel Vázquez

Goles:
14´ Juan Martín Lucero
26´ Nicolás Giménez
90´10- Diego Rodríguez


Publicar un comentario

 
Top