0
La familia Zapp, desde hace una década viaja a bordo de su automóvil Graham Paigede de 1928, y recorrieron más de 54 países

                          Foto:  HERMAN E ZAPP                       


  Por Sol Giordani

Herman Zapp y Candaleria Chovet comezaron su historia de amor en la escuela primaria y siempre soñaron con dar la vuelta al mundo. Ahorraron durante varios años para poder emprender su recorrido como mochileros, pero una semana antes, el joven se gastó el dinero al comprar un auto antiguo. Desde ese momento, en el año 2000, optaron por realizar su travesía sobre ruedas, con sólo 4000 dólares, muchísimos miedos y sin experiencia.

“Por dentro nuestro teníamos éste sueño que nos pedía vida,” afirma Herman. Iniciaron su viaje los dos y hoy integran una enorme familia. En medio de la aventura nacieron y crecieron sus hijos: Pampa (12,Estados Unidos), Tehue (9,Argentina), Paloma (7,Canadá) y Wallaby (5,Australia); quienes estudian diariamente a través del Sead, el sistema de aprendizaje a distancia del Ministerio de Educación argentino.Visitaron una extensa lista de países en cuatro continentes, recorrieron más de 300 mil kilómetros y fueron recibidos por más de 2.000 familias de diferentes culturas, religiones y vivencias. 

Actualmente se encuentran en Etiopía, donde conviven entre los Mursis, una tribu africana que se caracteriza por su desestructurada vida social. “Éste es el lugar donde los primeros humanos dimos nuestros primeros pasos, y acá volvimos. Nada somos lo que salimos a lo que somos ahora” aseguró Herman Zapp.


Son auténticos nómadas, la rutina no existe ya que no pasan más de cinco días en el mismo lugar. Se amoldan a la vida de las familias que los reciben, los acompañan y ayudan en sus actividades diarias. Para ellos lo mejor de viajar es el contacto con la gente, poder conocer otras realidades, gustos y tradiciones.


El viaje lo financian con la venta del libro “Atrapa Tu Sueño”, que cuenta la experiencia de cómo aprendieron a viajar por el mundo con poco dinero y sin muchas necesidades. “Es un libro ideal para inspirar a cualquier persona a realizar sus sueños, cualquier libro escrito es un logro mas allá de sus ventas” comentó el viajero, y concluyó que “si a una sola persona le sirvió es suficiente”.


Los Zapp confían en lo que sienten y van detrás de ello. Aún les queda algo por cumplir: hacer un club de soñadores.








Publicar un comentario

 
Top