0
Dibujante, artista plástico, diseñador gráfico y profesor en Bellas Artes de la UNLP. Ricardo Cohen fue uno de los fundadores de la Cofradía de la Flor Solar, - colectivo cultural en los 60-, y bajo el seudónimo de Rocambole, se transformó en el creador de la gráfica de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota

Foto: Elizabeth Chernischuk (Estudio José Mac Loughlin) 

 Por Marcelo Chapay y Santiago Giorello

Ricardo "Mono" Cohen, responsable de la artística de Los Redondos, ofreció una entrevista a COEMU Digital, en su oficina ubicada en el Centro Cultural Malvinas de La Plata, sitio emblemático que gestiona junto a su equipo. "Acá queremos nuclear al arte en emergencia", sintetizó.

Diseñador de discos de artistas de la talla de Frank Zappa,  “Rocambole” ilustró sobre su vocación, sus comienzos, la realidad latinoamericana, la vida, el talento que fluye de los jóvenes y por supuesto, de la mítica banda que lideró el Indio Solari.

“En el futuro los diseñadores van a dominar al mundo. Vivimos en un bosque de pantallas, donde nos inducen ideológicamente al consumo, nos penetran. Tenemos por delante una tarea intensa para defender nuestra cultura visual: no sabemos porqué elegimos una lata de tal producto en el supermercado y, caemos en la cuenta, que es consecuencia del bombardeo de lenguaje visual que afrontamos, más penetrante que el oral,” explicó Ricardo Cohen.

Profesor en Bellas Artes en la UNLP, agregó: “Somos analfabetos visuales, ya que la educación formal no nos brinda herramientas para poder procesar con acierto tanto vértigo con el cual nos llega la data visual. Las instancias de la educación formal nos alimenta el procesador verbal que tenemos en el cerebro. Nos entrenan para  vivir inmersos en una sociedad muy materialista. En el futuro la educación será a través de video games. El lenguaje se está atrofiando, mirá como escriben en las redes sociales”.


Foto: Marcelo Chapay

………………………………………………………………………………

“Mi madre me decía Ricardito. Para mis alumnos soy el profesor Cohen. Por cierto, mis amigos me llaman Mono. Rocambole viene de un héroe, el protagonista de un folletín francés de fines del siglo XIX, que se publicaba por episodios. Mi viejo las compraba y las tenías en la biblioteca. Tomé ese seudónimo cuando comencé a firmar mis trabajos, sonaba además a roncanrol. Además, coincidió con que estaba trabajando en Brasil, y ellos, al pionono con dulce de leche le dicen rocambole. Una amiga me decía vocé é rocambole. Y lo adopté”
………………………………………………………………………………

                                                             
                                                                                                             Foto: Marcelo Chapay

Sobre sus comienzos en la profesión manifestó que se ganaba la vida como letrista en la adolescencia. “Lo que más me gustaba era cuando se instalaba un parque de diversiones o un circo, en las afueras de la ciudad. Iba con mi valijita y me ofrecía para restaurar los chapones, que se arruinaban con el traqueteo”.

Luego, indicó: “Me defino como dibujante, es la constante más marcada en mi vida. Antes que cualquier etiqueta, soy un dibujante. Me despego de la palabra artista, porque es muy amplio su significante. Y la verdad, rechazo ser como algunos artistas. El arte es el derecho al disfrute del arte, por cuanto no todos son artistas, pero todos tenemos el derecho a la educación para entender y apreciar la música clásica, por ejemplo. Tiene que ser para todos, no para una elite, el arte en todas sus facetas”.

“Los Redondos fueron una gesta impensada”

Un capítulo ineludible de la charla, estuvo atravesado por su tarea de creador de la imagen gráfica de las tapas de los discos, de las entradas a los conciertos, de los dibujos de los videos y hasta de escenografías, en la mítica banda que lideraron el Indio Solari, junto a Skay Bellinson y la Negra Poli.

"Participé en una gesta impensada, que comenzó como un colectivo de resistencia cultural. Esos fueron Los Redondos.  Conocí al Indio Solari allá por 1972, era amigo del hermano de Skay, que filmaba películas en ocho milímetros, en la Cofradía de la Flor Solar”.

 Oktubre

“Nunca concebí al diseño como un servicio, y queríamos hacer una obra total, integral, desde lo visual, lo literaria y lo musical, y estaba consensuado desde la Cofradía. Cada parte era un ensamble que no podía despegarse, quedaba incompleta la producción si faltaba una pata. Yo no hacía una traducción de las letras, cada uno aportaba para el concepto general, su parte.  Por eso Los Redondos fueron también conocidos por su imagen.”

A Rocambole se le ilumina el rostro cuando se le pregunta que siente,  cuando ve sus dibujos tatuados  en banderas que flamean en estadios ubicados en cualquier latitud del planeta o en muros de países extranjeros.

“Es muy fuerte y tiene magia. Me emociona recibir imágenes que colecciono y con las cuales armaré una muestra.  Aparecen tapas de discos de los Redondos en un baño en Tel Aviv, una pared dibujada en Canadá, dos chicas con la remera de Oktubre en el Kremlin o en la Capilla Sixtina. Más difícil de entender me resulta a quienes hacen tatuajes en su piel con mi trabajo que, tal vez, dibujé una noche en un papel” manifestó el Mono, quien admitió que la gráfica de Oktubre es la más difundida pero que guarda un especial cariño por la tapa de “Bang Bang, estás liquidado” y “Último Bondi a Finisterre”.

Tapa Bang Bang Estás Liquidado


Publicar un comentario

 
Top