0
Investigadores de la UNDAV estudian los casos de estudiantes extranjeros que eligen nuestro país como lugar para comenzar sus estudios superiores. Datos y explicaciones de este fenómeno de época

Estudiantes extranjeros de la UNDAV

Por Federico Lorenzo

Suele afirmarse que las universidades argentinas son exportadoras de conocimiento, ya que los estudiantes extranjeros son atraídos, entre otras cuestiones, por la calidad académica y la gratuidad de las casas de altos estudios clásicas como la Universidad de Buenos Aires, la Universidad Nacional de La Plata o la Universidad Nacional de Córdoba.

Según un informe de la Secretaría de Políticas Universitarias (SPU) del Ministerio de Educación, en 2007 el sistema universitario argentino contaba con 23.737 estudiantes extranjeros. Al día de hoy se estima una tasa del 2,7 % de estudiantes extranjeros en los distintos niveles de educación superior, con una presencia numérica de 50.000 casos sobre 1.800.000 estudiantes universitarios.

¿Pero este fenómeno se repite en las Universidades del Siglo XXI surgidas a partir del 2003? La Magíster en Cooperación Internacional y Socióloga de la Universidad La Sapienza de Roma, repatriada Nº 954 del Programa Raíces, docente de la Licenciatura en Gestión Cultural e integrante del Área de Cooperación Internacional de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV), Leticia Marrone, investiga el caso de la institución académica donde trabaja para aportar datos útiles a los procesos de inclusión y desafíos que se platean las Universidades del Siglo XXI.

Las denominadas “Universidades del Siglo XXI” proponen profundizar el proceso de cooperación e internacionalización de la educación superior, que según las estadísticas y proyecciones es un fenómeno en constante crecimiento y consolidación.

Uno de los casos donde se puede observar este proceso es en la Universidad Nacional de Avellaneda, nacida en el 2011 donde sus tres sedes se encuentran ancladas con la herencia de un contexto socio-histórico de fuertes transformaciones e inmersas en un territorio que ha sido modificado y definido a través del enriquecimiento social de las diversas oleadas migratorias.

En la actualidad esta casa de altos de estudios, situada en el primer cordón del conurbano bonaerense, cuenta con alrededor de 550 estudiantes extranjeros de diversa procedencia como Perú, Paraguay, Colombia, Bolivia, Chile, Haití, Brasil, Uruguay y Venezuela. La elección de las carreras es bastante homogénea con la excepción de la Licenciatura en Enfermería donde se observa una presencia mayor.

Al respecto, la Magíster en Cooperación Internacional, Leticia Marrone, sostiene que “este fenómeno está cambiando porque ahora podemos encontrar mucha presencia de estudiantes extranjeros que vienen a cursar una carrera de grado completa, donde se destaca la presencia de estudiantes latinoamericanos”.

Y agrega: “Esto también pone de manifiesto los diferentes sistemas educativos que existen en Latinoamérica, porque tal vez las universidades son más restrictivas en otros países de la región y la cuestión central en este debate es la gratuidad de la educación superior”.

Números que hablan por sí solos

Las universidades nacionales cuentan entre su matrícula con un 2,7% de estudiantes extranjeros que eligen iniciar sus estudios superiores en Argentina. Pero en el caso de la Universidad Nacional de Avellaneda el porcentaje se multiplica.

Un 8% del total de los alumnos regulares de la UNDAV provienen de países latinoamericanos. Este fenómeno es respaldado por un fuerte acompañamiento durante las cursadas, a través de un seguimiento de la Secretaria Académica, que ofrece un sistema de tutorías para los estudiantes que requieren una ayuda a través de los talleres de lecto-compresión, idiomas y matemáticas.

Además, la UNDAV por medio de su Cooperadora, ofrece un sistema de becas que tiene como objetivo generar igualdad de oportunidades en el ámbito de la comunidad universitaria, ya que incluye a los alumnos extranjeros que no pueden acceder al Programa Nacional de Becas Universitarias (PNBU) o al Programa Nacional de Becas Bicentenario (PNBB) que brinda el Ministerio de Educación de la Nación.

Las becas buscan contribuir a solventar necesidades básicas de los estudiantes extranjeros, como pueden ser viáticos para el transporte o la adquisición de material bibliográfico.

El aporte de la multiplicidad de culturas al sistema universitario argentino

Otra línea de análisis de la investigación es conocer acerca del proyecto migratorio es decir, si los estudiantes extranjeros vinieron a nuestro país sólo para estudiar o si viajaron acompañados por sus familias para iniciar una nueva experiencia.

Además, en el trabajo se analizan las redes sociales que se generan para indagar de qué manera los estudiantes extranjeros se relacionan con la propia comunidad o con sus compatriotas en nuestro país y también cómo se vinculan con los otros estudiantes extranjeros en las universidades nacionales y si existen redes de solidaridad entre ellos.

Este proceso permite construir una sociedad más intercultural y va en línea con la consolidación de una Patria Grande en la que veamos a los ciudadanos de nuestros países vecinos como hermanos. En ese sentido, la universidad puede aportar mucho con este grupo de estudiantes que pueden ser un poco nuestros embajadores y el aporte a la internacionalización de la educación que pueden ofrecer si se les da valor puede ser muy importante”, reconoce la especialista en Cooperación Internacional.

En el caso de la Universidad Nacional de Avellaneda es interesante destacar algunos casos de estudiantes que han creado una Asociación de Universitarios Extranjeros (UNEX), que se encarga de ayudar a los alumnos que inician su recorrido universitario y hasta difunden su experiencia a través del programa “Sin Fronteras”, que se emite por la FM 90.3 Radio UNDAV.

Resultados de la investigación

A partir del diagnóstico que se realizó en la investigación, la Universidad Nacional de Avellaneda puede contribuir a generar políticas universitarias que beneficien a este sector de estudiantes que se encuentra en constante crecimiento.

Además, la UNDAV, a través del Área de Cooperación Internacional, participa activamente en programas de intercambio y movilidad estudiantil para que sus alumnos puedan viajar y vivir experiencias en diferentes contextos, y que otros estudiantes puedan venir a la UNDAV por medio de lazos y redes que se crean con universidades del extranjero.


La población de estudiantes latinoamericanos en la UNDAV es un recurso muy valioso que tenemos, porque aportan a mejorar la calidad educativa, ya que sobre una misma problemática pueden aportar una mirada diferente. Además, a través de esta experiencia se pueden realizar estudios comparativos entre universidades argentinas y otros casos de casas de altos estudios de Latinoamérica”, profundizó, a modo de cierre, la investigadora que regresó a su patria a través del programa RAICES, vislumbrando un contexto de desarrollo, inclusión y crecimiento en el país.

Publicar un comentario

 
Top