0
Era parte de un movimiento revolucionario tercermundista, que peleaba por los derechos elementales de los ciudadanos vulnerados desde la estructura católica. Fue acribillado el 11 de mayo de 1974 luego de una misa en Floresta


"La tarea de la Iglesia debe ser la misma, seguir la enseñanza de Cristo, que era pobre y se movió desde los pobres. Por lo tanto se debe interpelar a los ricos, a los poderosos", fueron una de las tantas ideas del Padre Mugica.

Su muerte sacudió al país y llenó de tristeza a los habitantes de la villa de Retiro el 11 de mayo de 1974. Había nacido a pocas cuadras del territorio en el marco de una familia adinerada. En 1959 se ordenó sacerdote pero dio un giro inesperado cuando empezó a seguir de cerca la causa de los humildes. 

"La tierra debe ser del pueblo trabajador, es un principio cristiano. Derecho a su trabajo y a su vivienda", expresó en el marco de su lucha en el Movimiento de Sacerdotes del Tercer Mundo.

"El pueblo humilde y pobre es el que padece la violencia cuando va con el diario bajo el brazo. La violencia de no saber que va a comer al otro día". En 1973 acompañó el regreso de Juan Perón al país, y apoyó las bases peronistas con una impronta cristiana.


Publicar un comentario

 
Top