0
La Academia no pudo quebrar la defensa del equipo paraguayo y con el 0-0 quedo afuera de la Copa Libertadora. Saja fue expulsado e Ibañez atajó un penal


La jugada que hizo estallar al público de Racing

Por Alejo Pereyra

En un partido emocionante y con un marco espectacular, Racing no logró revertir el 0-1 en contra sufrido en Asunción y el conjunto paraguayo se medirá contra River en la semifinal.

La ilusión del último campeón del fútbol argentino de acceder a la próxima etapa no pudo concretarse. En un partido en que ambos equipos podían hacer historia, las emociones se hicieron presente desde los primeros minutos. El conjunto de Avellaneda se topó con un equipo compacto, firme en defensa, y con el arquero Aguilar que fue la gran figura del partido.

El primer tiempo comenzó con el monopolio total del balón por el conjunto racinguista. Pero ese dominio no podía plasmarse en el área paraguaya, debido a que los defensores centrales controlaron muy bien a Bou y Milito, y los laterales le ganaban en el mano a mano a Acuña y Camacho. Recién a los ’33, tuvo la chance más clara en los pies de Luciano Aued, acaso el mejor jugador de Racing en el partido, que tras un despeje de la defensa controló y con un remate de media distancia posibilito una atajada excepcional del arquero guaraní.

Pero lo más emocionante del partido ocurrió a los ’45 cuando Grimi, presionado por Palau, quiso tocar atrás con Sebastián Saja y quedó corto en el pase, permitiendo que el volante llegue antes a la pelota y el arquero se vea en la necesidad de comerte penal para evitar el gol en contra.

Roja directa para el “Chino” y por ende ingresó Nelson Ibáñez en reemplazo de Marcos Acuña. Frente a un estadio que se encontraba en silencio por la conmoción que generó esa jugada, el arquero mendocino se arrojó hacia su izquierda y detuvo el penal rematado por Benítez, el autor del gol en Paraguay, desatando la explosión de los hinchas que expresaron la emoción de encontrarse con una vida mas para revertir el resultado.

El segundo presentaba una incógnita ¿Quién se encontraba mejor tras la jugada final del primer periodo? ¿Racing por no haber sufrido un gol que definía la serie? ¿O Guaraní que iba a disputar los últimos ’45 con el resultado a favor y con un hombre de más?  Los dirigidos por Diego Cocca salieron decididos a igualar la serie y pusieron contra las cuerdas a “el aborigen”.

A los pocos minutos el entrenador del conjunto de Avellaneda mando a la cancha al delantero Brian Fernández para abastecer con más profundidad a los dos centros delanteros y lograr ese ansiado gol que permita acceder a los penales. Pero los guaraníes se plantaron como en la primera parte, con su arquero que tras el correr de los minutos atajaba mejor y generando contras peligrosas cada vez que recuperaban el balón. Ibáñez también fue fundamental para mantener la ilusión hasta el final, ya que tuvo varias atajadas importantes en cada réplica del visitante.

Los minutos pasaban, el gol no llegaba y el peso de haber jugado el clásico con Independiente cuatro días antes y el hecho de tener  que redoblar los esfuerzos para intentar que el hombre de menos no se notara, dejo al local prácticamente sin ideas ni fuerzas en los últimos ´15 del partido. Los paraguayos aprovecharon esto y con un buen trato de balón dominaron el último tramo del partido y hasta generaron posibilidades de liquidar la serie pero no las concretaron.

A bases de centros frontales “la Acadé” buscó el milagro pero se siguió encontrando con un infranqueable Aguilar, que luego del último disparo débil del goleador de la Copa, Gustavo Bou, se quedó en sus manos con la ilusión del último campeón de nuestro fútbol.

El equipo fue despedido por una hinchada que, entre lágrimas, reconoció la entrega del plantel que hasta el último segundo fue en busca del gol que necesita pero que no pudo ser. La gente se fue triste pero orgullosa porque entiende que este es el principio de un club que está volviéndose a insertar en las grandes competencias y promete seguir peleando por cosas importantes.

Los dirigidos por el español Fernando Jubero llegaron por segunda vez en su historia a semifinales de la competición, luego de 49 años, y se medirán, luego del parate por la Copa América, con River Plate, que viene de eliminar a Cruzeiro de Brasil.
  

Publicar un comentario

 
Top