0
El conjunto dirigido por Diego Cocca hizo mejor las cosas y logró el triunfo ante Independiente, con un tanto de Milito, el domingo por la tarde, en el Juan Domingo Perón



Por Julián Barral.

Ante un marco superior a 30.000 personas, la academia aprovechó la localía y el buen funcionamiento de su equipo para derrotar al rival de toda la vida, en un partido con muchas emociones.

El “Rojo” tomó la iniciativa y golpeó con remates de larga distancia de Mancuello que inquietó la valla de Sebastián Saja. Pero la “Academia” respondió con las intervenciones de sus delanteros que, en cada avance, sacudían el arco defendido por el “Ruso” Rodríguez. La defensa visitante pasó una tarde para el olvido, regaló pelotas a los rivales y perdió siempre las marcas.

La primer-y única- emoción del cotejo, llegó a los 21 minutos de la primera parte, cuando Víctor Cuesta cometió una falta sobre Acuña y el juez, Delfino, cobró penal. El “Principe” cambió por gol e hizo delirar a toda la falange académica.

Con más dudas que certezas, el “Diablo”, fue en busca del empate, aunque con más aproximaciones que chances de gol concretas. En cada contra blanquiceleste había perfume de gol, con grandes intervenciones de Bou que fue una pesadilla para todo el fondo visitante.



Antes de que finalice el duelo, Federico Mancuello, entró fuerte sobre la humanidad de Camacho y vio la roja, por segundo partido consecutivo. Fue el propio jugador quien hizo autocrítica y dijo: “Es una jugada que no corresponde al capitán de un club tan grande, son cosas que no pueden suceder. Pido disculpas a toda la gente”.

Así mismo, el técnico Almirón no esquivó a la prensa y dio su análisis de la derrota: “Tengo mucha bronca como todos. Hicimos una buena primera parte, hasta el penal. Generamos varias situaciones que no concretamos, estuvimos mal parados. Nos paramos mal, no aprovechamos lo nuestro y jugamos ante un equipo que lastima y defiende bien”.

De este modo concluyó el partido más esperado de la ciudad, de una mitad la euforia y la alegría racinguista y del otro, la tristeza y desazón para el “Rojo”.

Publicar un comentario

 
Top