0
Tras el susto por la Copa Argentina, Independiente ganaba con un golazo de Pisano, pero el Taladro llegó a la igualdad gracias a la astucia de Asenjo. Los dirigidos por Almirón volvieron a defraudar por los goles errados en el Florencio Sola.



Por Federico Lorenzo

Se trataba de un partido trascendental para la continuidad de los técnicos de ambos equipos. Independiente venía de una floja actuación en la Copa Argentina frente al humilde Alianza de Coronel Moldes y con muchas dudas en el torneo local. Del otro lado, Banfield, acumulaba dos derrotas consecutivas, entre ellas el clásico frente a Lanús.

El Rojo comenzó el partido asfixiando a los defensores del Taladro, gracias a la movilidad de sus volantes. Es así, que al llegar al primer cuarto de hora, el capitán de Independiente recuperó una pelota en la mitad de la cancha, y Francisco Pizzini habilitó a Matías Pisano, quien armó una gran jugada individual dejando a Nicolás Bianchi Arce en el camino, para definir con mucha sutileza picándole el balón a Fernando Pellegrini.

Independiente tuvo varias situaciones de gol en los pies de Lucas Albertengo, pero de a poco el Taladro fue ganando terreno en la mitad de la cancha, gracias a la presión de Nicolás Domingo y Walter Erviti, para salir jugando rápido aprovechando la velocidad de sus extremos Nicolás Bertolo y Mauricio Cuero.

A pesar de que el local intentó asistir a su única referencia de área, Lucas Viatri, recién en tiempo de descuento Banfield tuvo la situación más clara de la primera parte, en los pies de Walter Erviti, quien avisó con un fortísimo remate que se fue desviado por encima del travesaño.

La segunda etapa inició con un cambio en el conjunto de Almirón, quien decidió reforzar la marca en el mediocampo, con el ingreso de Franco Bellocq por Martín Benítez de discreta actuación en el primer tiempo.

Tras el descanso, Banfield salió a buscar el empate pero su defensa continuaba dando muchas ventajas a los jugadores ofensivos del Rojo, quienes continuaron aprovechando los espacios para generar situaciones de gol.

Pero el Taladro fue a buscar el partido a pesar de correr riesgos en el fondo. Es así que a los 66´, Sergio Vittor, probó desde afuera del área con un remate que se fue apenas desviado. Tan solo dos minutos después, Mauricio Asenjo, tras un córner aprovechó un rebote para rematar y darle el empate a su entrenador, Matías Almeyda, quien había confiado en el delantero con su ingreso minutos atrás.

Tras la igualdad el partido se hizo de ida y vuelta y pudo ser para cualquiera de los dos. Una habilitación de Jesús Méndez a Federico Mancuello en el área chica, casi termina en gol, pero el capitán del Rojo llegó con lo justo y remató desviado. En tanto el Taladro casi se lo lleva en el final con un remate de Mauricio Cuero pero el Ruso Rodríguez contuvo el remate sin inconvenientes.

Para ambos equipos el empate fue un resultado justo. Porque Independiente, a pesar de contar con las oportunidades más claras del partido, no supo aprovechar la superioridad ofensiva que mostró a lo largo del encuentro para llevarse los tres puntos. Y para el Taladro la igualdad fue un premio por la reacción de sus jugadores en la segunda etapa, lo que podrá servir como un envión anímico a futuro para el plantel.


Pero tanto Jorge Almirón como Matías Almeyda son conscientes que sus equipos deben mejorar de inmediato para no despedirse temprano de la pelea por el campeonato. Pero sobre todo ambos entrenadores necesitan sumar victorias para sobrevivir al frente de dos equipos del conurbano bonaerense que tienen en sus planteles jugadores con la calidad suficiente para sacar adelante la crisis futbolística que atraviesan. 

El gol del rojo

El empate para el local

                                                   Foto: Cobertura COEMU

Publicar un comentario

 
Top