0
Así lo expresó en la UNDAV la Psicóloga Fabiana Rosseaux, quien atiende a víctimas de violaciones a los derechos humanos y junto a otros cientistas debatieron en la UNDAV sobre el pasado reciente en nuestro país


                                                                             Dra. Clara Schor, Lic. Roussseaux y Lic. Careaga en la UNDAV

Por Federico Lorenzo

En Argentina existieron siete dictaduras militares, sin embargo, sólo una de ellas ha calado profundamente en la memoria del pueblo, no por ser la última sino, aún peor, por ser la más sangrienta y cruenta de todas las que existieron en la historia argentina, comandada por las fuerzas militares en complicidad con sectores civiles desde 1976 a 1983.

Se tuvo que adicionar una nueva palabra al vocabulario común de la sociedad, que pudiera definir, o al menos intentara hacerlo, dado que la realidad desborda al término empleado. Fue así que el término desaparecido fue ganando terreno, quedando impreso a costa de sangre y dolor. Ya se había llevado a cabo a finales del siglo XIX la denominada "Campaña del Desierto", donde se provocó un genocidio a comunidades originarias. 

En los últimos años se han consolidado los debates en las universidades nacionales para que los estudiantes y la comunidad en su conjunto tomen conciencia de la importancia de las políticas de Derechos Humanos. 

En la Universidad de Avellaneda se pueden asistir a charlas abiertas sobre la temática, como ha sucedido con una actividad organizada por la cátedra de "Elementos de Psicología Social, Antropología Social y Cultural" del Ciclo de Complementación Curricular para la Licenciatura en Periodismo, en la cual participaron como invitadas la Licenciada en Psicología (UBA) y periodista, Lic. Ana María Careaga; y la psicóloga y coordinadora del Centro de asistencia a las víctimas de las violaciones de los derechos humanos, Lic. Fabiana Rosseaux.

El encuentro tuvo como objetivo transmitir las experiencias actuales en la política de derechos humanos y generar un intercambio con los estudiantes universitarios.

“La táctica de la dictadura militar fue sembrar el terror para lograr el control social, como así también reducir la resistencia para implantar modelos económicos de exclusión con alta concentración en desmedro de las mayorías”, destacó la Lic. Ana María Careaga.

En relación a las audiencias públicas de casos de Derechos Humanos, la Lic. Fabiana Rosseaux, afirmó: “Hay cada vez menos cobertura de los medios de comunicación, salvo algunos casos más resonantes, ya que hasta el momento hubo solo 115 juicios”. 

Y agregó refiriéndose a los estudiantes: “Es importante que puedan presenciar la resolución de una instancia judicial, ya que se produce una movilización alrededor de los juicios, especialmente en el interior del país. Porque aún todavía hay 400 personas que viven con su identidad falseada. Son desaparecidos vivos, lo que demuestra la falta de investigación del Estado durante décadas”.

  Estudiantes y docentes en la UNDAV


En la sociedad fue tanto el impacto de lo acontecido en los años antidemocráticos, que hasta la Real Academia Española, incorporó al Diccionario de la Real Academia Española (DRAE), una definición a la palabra desaparecido, que expresa ”Dicho de una persona: Que se halla en paradero desconocido, sin que se sepa si vive”.

En ese sentido, el psicólogo y filosofo francés, Michel Foucault, en su libro “Vigilar y Castigar”, sostiene que un cuerpo es dócil cuando puede ser sometido, utilizado,  transformado y perfeccionado. 

El cuerpo humano entra en un mecanismo de poder que lo explora, lo desarticula y lo recompone. Se trata de una  “anatomía política” que es igualmente una “mecánica del poder”.

De esta manera la disciplina fabrica cuerpos sometidos y ejercitados, cuerpos dóciles. Además, aumenta las fuerzas del cuerpo, en términos económicos de utilidad y disminuye esas mismas fuerzas (en términos políticos de obediencia), como sucedió en la última dictadura militar argentina.

Es por ello, que como estudiantes de las nuevas universidades nacionales debemos estar comprometidos con las políticas de Estado que fortalecen los Derechos Humanos, como así también tener conciencia que la lucha por los desaparecidos aun no finalizó, ya que aún quedan 400 personas que viven con su identidad falseada.

Publicar un comentario

 
Top