0
El Mate le quitó a Berazategui el liderazgo de la Primera C, luego de vencerlo 2-0, de local por la octava fecha, con goles de Leonel Spínola y Sergio Marclay en el segundo tiempo




Aunque faltaba más de una hora para que las puertas del estadio se abrieran, en el barrio de la Barranca, se podía percibir un clima especial. La gente llegaba caminando desde la estación de Quilmes para alentar al Mate en su clásico de la categoría, frente a Berazategui, por la octava fecha de la Primera C.

Al llegar a la inmediaciones del estadio, ubicado en la intersección de las calles Alsina y Cevallos, algunos simpatizantes sorprendidos se enteraban que ese mediodía las autoridades cobrarían $60 extras a los hinchas para ingresar al estadio por ser el “día del socio”. Se trataba de un mecanismo que se implementó hace unos años en muchos clubes argentinos para recaudar un ingreso extra una vez por torneo, pero que en este caso los simpatizantes del Mate se mostraban escépticos al ser consultados sobre el destino final de esa recaudación.

Al ingresar al estadio uno podía observar los trapos colgados en el alambrado de la popular: “Ajeno al tiempo”, “Los de lejos”,  “Los pibes de Ezpeleta”, “El Monte” y “La banda del Mate”, eran solo algunos nombres que se podían percibir a simple vista.

La popular estaba repleta de hinchas que eran protagonistas de una verdadera fiesta: bengalas, banderas, paraguas, papeles, petardos, todo un cotillón para recibir con un aliento ensordecedor al club de sus amores que ese mediodía, si superaba a Berazategui, se podía se subir a la punta del torneo.



En la primera etapa el equipo de Oscar Santángelo se mostró muy superior a Berazategui, al contar con varias oportunidades que no supo definir y un par de disparos que se estrellaron en el poste, para la sorpresa del equipo visitante que no podía reaccionar ante el desempeño del equipo local.

Ya en el segundo tiempo, el Mate salió a buscar la victoria que llegaría a los 50’ tras un rebote luego de un centro desde la izquierda, Leonel Spínola metió un zurdazo por abajo que terminó con la pelota contra el poste derecho del arquero visitante.

Argentino de Quilmes siguió dominando la posesión de balón, y aprovecho su oportunidad para liquidar el partido con un golazo a los 76’: pase entre líneas de Hermoso para Arias que la metió al medio, y el “Pájaro” Marclay sólo la tuvo que empujar para desatar la locura de los hinchas.

Al escuchar el pitido final del árbitro, los jugadores acompañados por el aliento de sus hinchas se acercaron a la popular para agradecerle al público presente todo el aguante durante el partido. Entre muchos jóvenes del plantel que festejaban, también se encontraban jugadores experimentados como Oscar Espínola (un ex defensor histórico de Arsenal) quien a sus 38 años volvió a pisar una cancha después de que una lesión lo obligara a abandonar la actividad profesional.

Al finalizar el partido, un grupo de hinchas se juntaron en el kiosco de “Felman” un hincha del Mate que vivió toda su vida en el barrio de la Barranca y que fue testigo de los años de gloria pero también de tristezas que vivió el club por las malas administraciones de sucesivas comisiones directivas.

Allí es donde se reúne durante los días de partido la peña “Los de lejos”, que en sus inicios había que surgido como un grupo de hinchas de Wilde, pero que luego se tuvo que expandir a hinchas de otros barrios del Conurbano y Capital Federal, ya que sintieron la necesidad de agrupar a otros simpatizantes que todas las semanas volvían a la barranca para alentar a su querido Mate.

Todos los integrantes de esa peña sueñan algún día con volver a disfrutar y ver al club de sus amores en la máxima categoría, para enfrentar a su clásico rival, el Cervecero, por los puntos. Porque para ellos la pasión que sienten por el primer club de fútbol fundado por argentinos es única y la llevan en el corazón de “Mate” que tienen, como cantan cada fin de semana en la Barranca.


Federico Lorenzo

Publicar un comentario

 
Top