0
La Universidad Nacional de Avellaneda, creada en 2011, abre sus puertas a la comunidad de la zona para aquellos que quieran desarrollar estudios de grado. La idea es derribar miedos y prejuicios instalados para formarse de lo que uno quiera


  Charla de Periodismo y Deporte con dirigentes y periodistas en la UNDAV




Se pueden ver dos grandes ejes que se presentan como obstáculos en aquellos que quieren estudiar: la elección de la carrera y las ideas previas que construyen un mito sobre la academia.
La primera remite a las particularidades de cada persona en tanto gustos, aspiraciones, visiones, posicionamientos de vida, que luego se transforman a lo largo del recorrido en la casa de estudios. La idea de fortalecer el territorio de Avellaneda tiene que ver con generar lazos de pertenencia, y sobre todo, no tener que trasladarse a otros lugares para estudiar.
Es por ello que se pueden detectar elementos distintivos. Por ejemplo la carrera de Periodismo ofrece otras alternativas a las de la Universidad de Quilmes, La Plata o Buenos Aires, con una fuerte impronta en la salida laboral a medios de comunicación, con múltiples prácticas en la etapa de estudio. Por otro lado la carrera de Abogacía busca generar un profesional con una fuerte impronta social, alejada de visiones individualistas – mercantilistas de la profesión. 
En segundo lugar, hay mitos creados sobre la Universidad que remiten a algo imposible, difícil, lejano. Esto se debe vencer por un lado con la dedicación y pasión que se le debe dar a un recorrido académico, y por el otro saber el distintivo de la contención que ofrece la UNDAV a sus estudiantes. Hay un sistema de tutorías que acompaña semana tras semana las distintas incomodidades de quienes se forman como profesionales, para no considerarlos un mero número, sino personas en constante transformación.
Ese carácter inclusivo se suma también a la posibilidad de acceder a becas económicas, como así también al Plan Progresar, para quienes no cuenten con un sustento económico que de espalda para estudiar con tranquilidad.
Por último, es importante destacar que la edad no es más que una construcción social de ciertos medios de comunicación, por ende nunca es tarde para formarse en la Universidad, donde los conocimientos entre estudiantes y docentes se construyen en conjunto, y no de forma vertical. 


Santiago Giorello, Docente de la UNDAV

Publicar un comentario

 
Top