0
La Abogada Edith Pecorelli fue la presidenta del Club Atlético Temperley en la década del 90. Durante su gestión se levantó una quiebra y volvió a colocar al club en los primeros planos. "Hay socios que me ven y me agradecen por este presente en Primera", afirma. 


En la inauguración de la tribuna del Gimnasio del Club


Por Mauro Román

Una mujer de ideas claras, tomó las riendas de un club que diariamente se encontraba con problemas, y a pesar de haber integrado de joven la selección de Básquet de Argentina y conseguir títulos, su corazón estaba en otro sitio. Se enfrentó a la crisis más grande que vivió el Club Atlético Temperley en toda su historia, pero con su capacidad de liderazgo y honestidad pudo revertir la historia y volver a poner al “Celeste” en su lugar.

Edith Pecorelli habló de su personalidad y se presentó como una persona que "nació y va a morir mandona", que no se da cuenta del cariño que le tiene toda la gente del club y del barrio hasta que se lo dicen los chicos más chicos. En el año 1989 el club entró en concurso y se declaró en quiebra, debido a que no había podido afrontar las deudas que aumentaban de forma considerable en consecuencia de la hiperinflación que impactaba en todo el país.

Pero dos años después, y al culminar la temporada 90/91 comenzaron a florecer y conocerse más las dificultades financieras que afrontaba la entidad. Los desaciertos en la administración del club, sumado a los graves problemas económicos tenían un impacto directo en la decadencia deportiva. Dos años después, dada la quiebra, el juez José Durañona determinaba la prohibición de la práctica activa del fútbol, la libertad de acción del plantel profesional e inferiores y el cierre del club, hecho histórico ya que fue el único club al que se le prohibió competir en todas sus divisiones.  

Edith Pecorelli recordó con nostalgia que cuando lograron parar el remate con una contrademanda y en el medio del lío que había, un 11 de junio le cerraron el club, que tardaron más de seis meses en poder abrirlo nuevamente, aunque les faltaba electrodomésticos y el estado de la sede estaba en deterioro.

Aunque ejercía el rol de abogada para el club situado en el partido de Lomas de Zamora, Edith luego mediante una estrategia con otros directivos, empezó su rol dirigencial  como presidenta de la comisión de apoyo, con ese cargo fue cuando le pidieron al juez las elecciones del club. Y ante el pedido estricto de Tagliardi que la convenció para que se postulara como Presidenta, ganaron las elecciones con un 62% ante una lista que se había presentado minutos antes y llamó la atención de todos y despertó el enojo de muchos socios y vecinos.

Coemu Digital: Como mujer, ¿Fue difícil presidir un club de fútbol?

Edith Pecorelli: Yo nunca tuve problemas, me sentí más discriminada por la mujer que por los hombres, no me lo decían, pero sentía que me señalaban, como alguien que se mete en una cosa de hombres, ese tipo de discriminación. Los hombres no, Grondona jamás me falto el respeto. Yo tuve a Caruso Lombardi de técnico, y me pedía consejos.

                                             ----



Aunque hay muy poca participación de la mujer en el rol administrativo en los clubes, la Doctora Pecorelli reconoce que la diferencia que puede existir entre las mujeres con el hombre en ese ámbito es que cuando a la mujer no le suele interesar algo, no le interesa. 

De repente, se queda mirando fijo con una sonrisa la foto del Estadio Beranger del Club Atlético Temperley lleno, y dice: "El momento más emocionante que recuerdo hasta hoy es cuando volvimos al fútbol. Eso fue hermoso, contra Tristán Suárez" (Fue récord de recaudación hasta el día de hoy en la categoría: Primera C – 1993). Luego entre risas confiesa que para ese partido vendieron "hasta los boletos de carnaval"

Aunque sabe todo lo que hizo por el club a honores, incluso haber hipotecado su casa para conseguir un préstamo junto a otros cinco dirigentes, y todo lo que significó para el club levantar la quiebra, se sigue sorprendiendo por los cariños que recibe de los hinchas, pero especialmente de los más jóvenes que no vivieron esa época: “Yo te digo que en el negocio vienen los chicos, y me dicen, usted sigue siendo mi ídola. Son pibes que a lo mejor no saben bien la historia. Alguno me tendrá bronca pero a todos no nos quieren todos, y me dicen: No nos olvidamos, todo esto es gracias a usted, 20 años después”, afirmó Edith Pecorelli.

Luego de que el “El Celeste” haya tocado fondo, actualmente el Club Atlético Temperley está en  Primera División. La ex presidente del club concluyó: “Para nosotros es este el momento, ahora los chicos que están naciendo, se me están haciendo hinchas de otros clubes, y ahora que estamos en la A, seguro van a hacer de algún grande y de Temperley


Publicar un comentario

 
Top